Posts Tagged ‘vida diaria’

El podómetro o cuentapasos

Jueves, Junio 2nd, 2011

 

Un antiguo alumno mío es ahora profesor de Educación Física y además trabaja conmigo, no hablamos de que fuese alumno mío ayer tarde, no, la cosa viene desde su Educación Infantil, entonces llamada preescolar. Empiezo a sentirme un dinosaurio de la educación.

Este zagal tiene muchas ideas, entre ellas luchar contra los  infantiles michelines. El plan consiste en animar a los críos al movimiento continuo, para eso se les coloca un podómetro, se apunta los kilómetros que hacen a la semana, y si cumplen unos mínimos, ¡premio!, se les deja jugar a un juego de pantalla gimnástico, es decir, se les premia con más actividad física.

Como reconozco las buenas ideas y si puedo las sigo, intenté comprarme yo un cuentapasos, pero como era un proyecto a nivel regional, no había, se agotaron.

Los críos estaban muy por la labor, motivados se dice ahora, así que me encontré a  mi Edu  en un rincón dando saltícos.

-¿ Te pasa algo, Edu? -le pregunté.

-No, estoy subiendo el cuentapasos -con sonrisa de oreja a oreja.

-¡Ah!, muy bien, sigue en ello – y allí lo dejé.

Mi alumno inventor, que también anda sobrado de kilos,  vino después del primer fin de semana con un contador de 36 km, ¡apabullante¡. 

Pasado un mes volvieron a reabastecer de podómetros a las tiendas del ramo, entiéndase Decatlón. Ya tengo uno ( 6 euros) que solo uso cuando voy andar. En dos meses he dado 211.252 pasos, traducido a medida estandar  son 149 km y 990 metros. !Hala¡ ya sé que en dos meses podría llegar andando hasta Albacete. Parece mentira lo que cuesta consumir las calorías que tomamos, ya lo dice el dicho: un minuto en la boca y años en el culo.

2011

Domingo, Enero 2nd, 2011

El tiempo pasa. Parece que fue ayer cuando actualicé mi agenda “Telva” del 2010. A 2 de enero tengo pendiente poner al día la nueva. 

El 2010 no ha dado lugar a contemplaciones, una tarea detrás de otra sin tiempo para pensar. Podría enumerar todo lo que he hecho día tras día siguiendo las huellas que dejo en el ordenador. O hacer  un listado de lo que me ha pasado cada día, claro, lo que me importa, hay otras muchas cosas que he olvidado. Tener memoria selectiva es ventajoso.

Un listado “histórico” es poco útil, así que, en posición de salida me preparo para la carrera del 2011.

¡A ver quién me sigue!

El tiempo se echa encima

El tiempo se echa encima