Posts Tagged ‘Viajes’

El último Rafael. Madrid

Sábado, Septiembre 1st, 2012

El último Rafael.

Murillo y Justino  de Neve.

Museo del Prado.

Vírgenes, santas y santos, eclesiásticos, todos parecidos, todos con el morrito rizado según el canon de belleza de la época,  niños musculosos, bebés que parecen pasados  por el gimnasio de la esquina, abuelas, paisajes escondidos en los fondos de los cuadros, preciosisimas telas, joyas, … ¡Me aburro!

 

Rafael era un excelente y exitoso pintor al que le faltaban manos para atender todos sus encargos. Su obra es suya en tanto sale de su taller. No todos los rafaeles están completamente pintados por Rafael pero sí controlados por él. Esta exposición desgrana en algunos cuadros lo que pintó Rafael y lo que corresponde a sus colaboradores Giulio Romano y Penni. No se trata de que un ayudante le moliese los pigmentos y otro le preparase los soportes, en algunos cuadros uno trabajaba los  fondos, otro los bodegones y el maestro se hacía cargo de los remates finales.

En un símil literario es como si Cervantes, falto de tiempo,  hubiese encargado a otro las descripciones y los diálogos del Quijote. Te sentirías un poco estafado.

No se le ha dado tanto pábulo a la exposición de los cuadros que Murillo crea en relación a un cura coleccionista y aficionado al arte, el cura Justino Neve. ¡Genial, maravillosa! Y estamos en los mismos temas, vírgenes, niños, angelotes…  Sería capaz de tirar un par de tabiques de mi casa para dejar espacio a algún cuadro de esta exposición.

 

Hopper en Madrid

Viernes, Agosto 31st, 2012

Museo Thyssen Bornemisza. Madrid.

Con ánimo de final de vacaciones entramos a la exposición de Hopper en el Thyssen. Entradas en mano con día y hora fijo. Hay bastante gente pero no tanta como para tener que dar empujones y hacer marrullerías para ver los cuadros. ¿Es la crisis o Hopper no levanta las pasiones de Van Gogh?

Pasos, paradas, sentadillas en los bancos, idas y venidas esperando tener la mejor perspectiva, te acercas a algunos cuadros para ver el sentido y la trama de la pincelada, te recreas, formas una idea sobre lo visto y, ¡puñeflas! ¡decepción! Hopper es un gran pintor por un par de razones: es americano (norteamericano) y dentro de un desierto histórico y pictórico cualquier brizna de hierba brilla y, segundo, refleja una su época  fielmente, tiene narices a expresar la fealdad de lo industrial y urbano, los extraños contrastes luminosos que produce la luz eléctrica y el relumbrón gris del cemento. No endulza, no suaviza, muestra la vida del urbanita más solo que la una, sufriendo el feismo de postes, cables, muros de cemento, ferrocarriles, gasolineras, casas aisladas. Pero… es que no me gusta porque no me habla.

Salí de allí contenta porque tuve la oportunidad de ver un cuadro maravilloso, “Lonja de algodón en Nueva Orleans” de Degas. De refilón algo te satisface y eso es bueno.

Y además llevo  el encargo, renovado después de años de aplazamiento,  de hacer una copia de este cuadro.

Una maciza de ojos vacíos que mira, sin ver, cómo sale el sol que fascina a mi “S”. Lo tendrá.

Este cuadro es el motivo de un juego que te proponen dentro del museo, la actividad no es interesante por el juego en sí, sino porque han transformado la imagen plana en un montaje tridimensional donde puedes ver las relaciones espaciales entre todos los elementos y los focos de luz, así como los estudios previos al cuadro que hizo Hopper. Estos dibujos iniciales te reconcilian con las habilidades del pintor porque, si miráis atentamente el cuadro, la mano izquierda parece un injerto sobre la pierna, sin brazo que la sustente. No sabemos por qué Hopper elimina un brazo que debe estar ahí. En los bocetos sí aparece, luego, lo hace porque le da la gana.

RECOMENDACIÓN MUY SERIA

En el mismo Thyssen y para celebrar su 20 aniversario han organizado una miniexposición seleccionando de su propio fondo pintura germánica antigua y moderna de “Rostros y Manos”.  

 

 

 

Madrid, viaje cultureta

Jueves, Agosto 30th, 2012

Sentadas en la plaza de San Miguel, charlamos Elenita and me.  Hace tanto calor que la ventolera que corre por la plaza nos anima a sentarnos a la sombra y pasar de dar tumbos dentro del Mercado de San Miguel, entre otras cosas porque no hay intención de comprar nada. La terraza está casi vacía, el camarero nos toma nota y se desahoga con nosotras contándonos, entre dientes y en un español confuso, un problema que ha tenido con un cliente.

Miro a mis pies y allí están, ordenados en fila, tres gorriones, mirando fijamente, inmóviles, si supieran hablar dirían lo mismo que el público del Entierro de la sardina:

- ¡Dame algo!

Mensaje claro en sus  ojitos de arpetón. El camarero nos ha traído una tapa de patatas fritas junto con las dos cocacolas que hemos pedido, siete euros, según Elena hemos venido a sentarnos en la terraza más cara de todo Madrid. Troceo una patata, la dejo caer al suelo y los pajaricos se la comen con ganas, y llaman a unos veinte amigos suyos que se suman al convite.

El camarero insiste en contarnos sus problemas laborales, problemas que intuyo porque no se le entiende un pimiento, los pájaros se disputan los trocicos de patata entre ellos y con alguna paloma que se ha sumado al grupo.  ¡Qué estressss! Una quisiera resolver los problemas del mundo pero…

 

Continuará… supongo.

Arpetón: Si lo buscáis en el DRAE no aparece. En Murcia un arpetón es un alfiler de cabeza gorda, vamos, un alfiler cabezón.

 

La Torre Derribada

Sábado, Agosto 25th, 2012

Murcia. San Pedro del Pinatar. Playa de la Torre Derribada.

La playa murciana que más me gusta por razones prácticas, está mucho más cerca que las calas de Mazarrón.

Playa salvaje: arena blanca, fina y muy pegajosa, mar ligeramente agitado y turbio, agua caliente, algas por toneladas  y, lo que es muy importante, la gente justa. cuestión que te pone a salvo de batallas por un roalico donde colocar la toalla. Nunca hemos ido en hora punta, solemos llegar en el turno de tarde, cuando los que comen y duermen la siesta en la playa se van a casa hartos de sol. El turno vespertino tiene la ventaja de lo que ahorras en protector solar, evitas llevar la sombrilla y por tanto la sensación de ser un porteador beduino y ver la puesta de sol cuando te vuelves a casa.

Tendrás la oportunidad de ver las Salinas de San Pedro y sus pajaricos. Llegas atravesando la pasarela de madera que se ha hecho para preservar el espacio de dunas que hay entre el mar y la carretera que te lleva hacia la Llana: pequeñas dunas, pinos retorcidos que se arrastran para huir del azote del viento, matorral y un  olor maravilloso que mezcla sal y aromas vegetales. Este bosque barroco se plantó para preservar las salinas de San Pedro del avance de las dunas.

Curiosa información histórica: FOTO ZIELINSKI. En esta página encontrarás información histórica sobre Murcia, imágenes y textos.

 

Benidorm

Viernes, Agosto 24th, 2012

Veranear es pasar los calores sin hacer casi nada, cosa que yo consigo poco. Culo de mal asiento, azogue, rabo lagartija… la cuestión es no estar quieta. En casa imposible, si quieres conseguir catatonia absoluta debes buscar un hotel de playa, cosa que he hecho unas cuantas veces este verano.  Dominguera sin sombrilla.

Ni me planteo buscar un apartamento porque un mes de playa debe ser muy perjudicial para la salud mental.

Benidorm, Alicante, Comunidad Valenciana, playa de Levante. Siete de la mañana, buscando la experiencia de ver salir el sol con el culo a remojo sobre el supuesto (falso) de que el Levante es el punto por el que sale el sol. ¡Mentira! Al menos en Benidorm. Eso, algo se levanta en ese lugar: , ves cómo los hamaqueros plantan cientos de tumbonas y sombrillas y cómo los abueletes madrugan, plantan sillas, toallas y parasoles y se vuelven a casa a  desayunar preparando para la familia la salita de estar marítima.

Benidorm  es un pueblo con mar y una playa estupendos… echados  a perder por rascacielos, borrachos, chorretes grasientos en el suelo, vomitonas, conatos de pelea entre zagalones mal dormidos, ingleses desmadrados que se han traído sus pubs hasta Alicante, comida basura, tenderetes mil, calles sucias.

Para no volver.

Dando vueltas buscando un dibujo relacionado se encuentran cosas interesantes. Según parece hay dibujantes que viajan armados de lápiz, papel e incluso colores,  y toman nota de lo que otros fotografían. Aquí unos enlaces.

Buenos dibujos sobre la ciudad de Benidorm hechos por un portugués.

ESPAÑA: urbansketchers

 

Mazarrón

Lunes, Julio 16th, 2012

Las piedrecicas de playa son fascinantes. Suaves, redondeadas por el vaivén del agua. Aquí tenéis las que recogí en Mazarrón.

El pueblo es feo, el tráfico denso y, como toda Murcia, está  embolsado en el invernadero climático que nos condena al calor más denso de toda España. Pero, siempre hay un pero, si te levantas temprano, coges el coche y te vas a Bolnuevo,  te encuentras con las calas  que son como un roalico encantador. El agua está limpia y transparente, las praderas de Posidonia florecen, buceas y te encuentras algún pececillo a pie de playa, están casi desiertas… tienes la oportunidad de darte el mejor baño del año.

Eso sí,  quizás porque  las calas están lejos y cuesta llegar, un cartel te indica que son  ”nudistas”.  ¿ Por qué? Por qué el nudismo es legal aquí y no en “El Puerto” o en “Playa Grande”.  ¿El ayuntamiento castiga con dificultades de acceso a los nudistas o lo que pretende es guardar su intimidad?  ¡Por dios! ¡Qué duda!

La playa. Ese sitio fresco.

 

 

Cruceros

Sábado, Febrero 4th, 2012

Imagina que estás en un hotel de 17 pisos, compartes espacio con  otras 4000 personas, alli en el 5º piso por poner un ejemplo, te cuesta lo tuyo encontrar la habitación. Una noche pasa algo, digamos que  se rompe una tubería del gas y te dicen que tienes que salir por piernas hasta la calle, lo que es una evacuación de personas no de otras materias.

¿Sería fácil?  Deliro y ya siento  que el miedo  recorre el cogote, y, como poco no sé qué hacer.  Noto que el sentido común puso pies en polvorosa y deja paso al sentido de la emergencia. corro al tún tún, grito, me desoriento (cosa nada extraña en mi), arrollo a una ancianita, pisoteo a una embarazada, aplico los términos del  ¡sálvese quien puedaaaaaaa!  Atenazada por negros pronósticos pienso que me puedo morir, sufrir un trauma que me haga caer en las garras de un psicólogo o experimentar algo para contar a los  amigos hasta aburrirlos y así aflorar a la palicera que llevo dentro.

La situación puede ser aún más complicada si subes  este teórico edificio ratonera  encima de un cascarón de hierro flotante.  ¡ Equilicuá ¡ ¡¡¡ ¡ Un crucero ¡¡¡¡¡

No entraré en el dudoso placer que es viajar durante unos cuantos días encerrado en un artilugio que derrocha combustible, abarrotado de desconocidos deseosos del glamour de “Vacaciones en el mar”, lanzados a la fiesta permanente, cebados en el bufett libre y lanzados a la carrera a ver los monumentos señalados en un  mapa escala tras escala. Es que por definición un crucero no puede ser un lugar seguro, puesto en problemas es, por su naturaleza, un problema casi irresoluble. Si además tienes suerte y el responsable de su rumbo ( Oh capitán, mi capitán) es un idiota, cosa que se ha demostrado posible en el Costa Concordia, cambia tu destino de vacaciones y dirige tu rumbo  a Villa Nanitos, también  cutre pero al menos  seguro.

Si me pierdo no me busquen aquí

Don Giovanni. Mozart, en Vera.

Viernes, Agosto 5th, 2011
Un coro singular

Un coro singular

La vida a veces te sorprende y dando un paseo por el Mercado de Vera, que es como la versión reducida del del Molina vimos un cartel anunciando que el viernes siguiente, a las nueve de la noche había ópera en la plaza del pueblo. ¡Léchugas!, ¡ esto no pasa en mi pueblo !

Muy dispuestos asistimos al evento. Un grupo de estudiantes de canto polacos, en viaje de estudios por España, generosamente escenificarían la tragicomedia. Puntualísimos, empezaron la actuación cuando el reloj de la iglesia dio la última campanada de las nueve.

Don Giovanni, Don Juan, seductor sin vergüenza, circula por medio mundo rompiendo corazones y virgos. Su criado Leporello le apoya incondicionalmente. Se encuentra con Doña Ana, señorita bien que extrañamente se resiste a sus encantos cosa que enfada al seductor hasta el extremo de tomar por la fuerza lo que se le niega. El padre sale en defensa de la criatura y Don Giovanni lo mata. Doña Anna busca venganza con la ayuda de su novio.

El Don escapa y no enmienda sus costumbres, intenta llevarse al huerto a Doña Elvira, otra señorita bien y a Zerlina, una campesina al pie del altar. Caen rendidas a sus pies por las buenas o porque engaña, se disfraza, cambia de personalidad. Doña Elvira, a pesar de conocer sus argucias se enamora y espera llevarlo por el camino recto, cosa que no ocurrirá porque una “muerte” muy oportuna pasa recibo y se lleva a Don Giovanni a la tumba.

Ligeras variaciones sobre el argumento del Don Juan del mes de noviembre. Divertidísima. Bien cantada. Un Leporello actuado, es decir perfecta conjunción entre el canto y el teatro, muy lucido y simpático. Doña Anna y Doña Elvira, estupendas en sus papeles. Don Giovanni empezó muy flojo y fue creciendo en su papel, cosa un poco decepcionante cuando hablamos de profesionales o casi.

Estaréis extrañados porque no vi ninguna pega y si las hubo.

  • Una pena que cantaran sobre una grabación bastante mala de un solitario piano.
  • A falta de coro, tres vecinas de Vera sentadas a nuestro lado, cotorrearon durante el segundo acto, imposible callarlas o decirles que desafinaban.

Sombrillas

Miércoles, Agosto 3rd, 2011

S. es un hombre precavido y compró antes de la playa una sombrilla azul que nos debía proteger de los rayos UVA (mala uva, deberían ser) que son esos que te ponen moreno, pero te joden vivo si te descuidas.

El artilugio, azul, con cabeza basculante, ligero de peso y que tiene hasta una cinta que te permite llevarla en bandolera, es un prodigio de la técnica.

Colocar la sombrilla es fácil y más en una playa arenera como el Playazo. Como S. se las sabe todas en el equipo playero incluyó también un tubo con broca en la punta para que clavar la sombrilla sea fácil de necesidad.

Esta parcela es mía

Esta parcela es mía

No ha pasado una hora desde el incidente del  plato-escritura de propiedad cuando, bien untados de aceite factor 30 y con el atavío playero, avistamos un roalico para nuestro parasol. Clavar la sombrilla es delimitar el espacio del que dispones. S. casi en trance de iniciar la faena cuando una joven señora con niño y marido se lanza contra él:

-¿No pensará poner aquí SU sombrilla?, nosotros estábamos antes.

- Señora, que hay sitio para todos, no se preocupe -S dice esto frunciendo el entrecejo y clavando el tornillo sombrillero como el que da una estocada a un toro.

Empiezo a comprender lo que es la libre competencia y la lucha por la vida.

Bufett libre

Martes, Agosto 2nd, 2011
Mi mesa

Mi mesa

El bufett libre es un cebadero. Hace uno días leí en un periódico que el hombre es el único animal que no hace gasto calórico para conseguir alimentos, esto es verdad a medias, no hace gasto la oca a la que ceban con un embudo directamente conectado a su esófago, yo sí lo hago, aunque sea para abrir el frigo.

Llegar temprano a ese rimero de bandejas, máquinas expendedoras de café sintético y zumo químico, platos y fuentes rebosantes de comida con mejor aspecto que sabor es triunfar, todo es tuyo, no hay competencia con otros comensales hambrientos. Es más, el hotel en sus recomendaciones sugería la pronta asistencia al comedero, seguramente para evitar algaradas y revoluciones.

Un día de esos en el Reina, haciendo el vago ¿Quién quiere madrugar en vacaciones?, llegamos con el comedor hasta la bandera (800 personas de aforo). O comes de pie junto a las fuentes, cosa muy mal vista, o luchas por una mesa. En esa batalla estábamos cuando tuvimos una aparición en el justo instante en que metía la mano en el bol de las ciruelas pasas para asesinar al gusanillo del hambre,  a punto estábamos de clavar la bandera de conquista, cuando se aparece un cuarentón malencarado que, poniendo la manita sobre el mantel, jura que la mesa es suya. Debió vernos cara de pregunta:

- ¿ De quién creen que es este plato?

Y es verdad, sobre la mesa había un plato limpio, prueba irrefutable de que la mesa era suya. Debía tener escrito el acuerdo de propiedad con tinta invisible, pero claro, como no somos espías no la pudimos ver.