Posts Tagged ‘sociología’

Cruceros

Sábado, Febrero 4th, 2012

Imagina que estás en un hotel de 17 pisos, compartes espacio con  otras 4000 personas, alli en el 5º piso por poner un ejemplo, te cuesta lo tuyo encontrar la habitación. Una noche pasa algo, digamos que  se rompe una tubería del gas y te dicen que tienes que salir por piernas hasta la calle, lo que es una evacuación de personas no de otras materias.

¿Sería fácil?  Deliro y ya siento  que el miedo  recorre el cogote, y, como poco no sé qué hacer.  Noto que el sentido común puso pies en polvorosa y deja paso al sentido de la emergencia. corro al tún tún, grito, me desoriento (cosa nada extraña en mi), arrollo a una ancianita, pisoteo a una embarazada, aplico los términos del  ¡sálvese quien puedaaaaaaa!  Atenazada por negros pronósticos pienso que me puedo morir, sufrir un trauma que me haga caer en las garras de un psicólogo o experimentar algo para contar a los  amigos hasta aburrirlos y así aflorar a la palicera que llevo dentro.

La situación puede ser aún más complicada si subes  este teórico edificio ratonera  encima de un cascarón de hierro flotante.  ¡ Equilicuá ¡ ¡¡¡ ¡ Un crucero ¡¡¡¡¡

No entraré en el dudoso placer que es viajar durante unos cuantos días encerrado en un artilugio que derrocha combustible, abarrotado de desconocidos deseosos del glamour de “Vacaciones en el mar”, lanzados a la fiesta permanente, cebados en el bufett libre y lanzados a la carrera a ver los monumentos señalados en un  mapa escala tras escala. Es que por definición un crucero no puede ser un lugar seguro, puesto en problemas es, por su naturaleza, un problema casi irresoluble. Si además tienes suerte y el responsable de su rumbo ( Oh capitán, mi capitán) es un idiota, cosa que se ha demostrado posible en el Costa Concordia, cambia tu destino de vacaciones y dirige tu rumbo  a Villa Nanitos, también  cutre pero al menos  seguro.

Si me pierdo no me busquen aquí

Música y ruido

Sábado, Enero 21st, 2012

Hace unos años, a finales de octubre, fui a comprar unas patatas al Eroski y, como una seta otoñal, había brotado la navidad: villancicos en el aire, montañas de turrón, las cajeras habían sido agraciadas con un bonito traje de mamá Noel.

¿Conserva la lucidez  y la serenidad una cajera después de cuatro meses de villancicos diarios?

¿A cuento de qué viene esta reflexión sindicalística navideña?

Zumba en mi cole un runrún insistente sobre la necesidad de poner un sistema de megafonía. Algunos tienen clarísimo que el invento ayudará a reducir el ruido ambiental que generan los alumnos y también para sustituir la estridencia del timbre por un estímulo mas suave.

Los críos entran y salen de las aulas según su ritmo infantil: hablan, corren, algunos gritan, juegan mientras caminan, echan carrerillas…. no hay intención de hacer ruido, pero les sale así por razones físicas y anímica, al fin y al cabo se han criado en el 2º país más ruidoso del mundo, sólo Japón nos gana en jarana.

La hipótesis defensora de la música ambiental defiende  que el alumno embelesado por la música y transido por el respeto que ésta le produce lo hará todo en silencio para dejarse transportar envuelto en acordes mágicos.

Algunos son ingenuos: ¿Cuánto tiempo durará el efecto novedad y deberemos sumar al ruido natural de los críos la musiquilla de fondo?

CUESTIONARIO reflexivo

-¿Es posible el mundo sin música ambiental?

Si. Yo he vivido una parte importante de mi vida sin ella y no me he muerto. Hubo un tiempo en que la música era un acontecimiento extraordinario y mágico, podía ser el tío de la Chirimaita en las fiestas, la banda de música que iba detrás de una procesión, algunas cosas que se oían por la radio o los primeros discos que trajo mi hermano Antonio a casa.

-¿Quién fue el inventor de la música ambiental?

MEJOR NO SABERLO PORQUE DAN GANAS DE MANDARLO A FREIR ESPÁRRAGOS, seguramente  un idiota que no tenía que soportarla durante toda su jornada de trabajo.

-¿Es un buen invento?

NO. Tiene fama al caviar de manjar exquisito, si lo comieras a diario perdería valor y lo pondrías al nivel de las lentejas, el pan o los tomates. La música ambiental ya no es música es ruido de fondo que se suma a los motores, los gritos, el viento, el crujir de los edificios y el ronroneo de tus tripas. Una vulgarización de lo maravilloso.

-¿Qué les ha hecho la música para merecer este trato?

Eso me pregunto yo. Que me lo expliquen.

Recordad lo hermoso que es el silencio.

Perfumes

Martes, Enero 17th, 2012

Hoy, fin de la navidad, reflexionemos  sobre tan señalados días y los sucesos que los acompañan.

¿Han notado un hueco en la publicidad de la TV? Yo sí. ¿Dónde están los anuncios de colonias? ¿Se les ha acabado el stock y ya no hacen falta?

Como la navidad está cargada de buenas intenciones algunos han decidido que nuestro olor personal es cuestionable  y nos ofrecen remedio poniendo  ante nuestras narices un surtido de elixires para solucionar este defectillo.

Los anuncios de perfumes, además del líquido tangible que venden, ponen ante nosotros unos cuantos mensajes ocultos en forma de promesa.  Si eres mujer,  promete glamour, la perfección del  maquillaje, te convierte  en una adolescente maciza, ingenua y muy flaca,  incluso, te ofrece dominar el inglés, subes un escalón de femineidad sobre tacones de vértigo.  Si eres  hombre,  gozarás  de privilegios propios del macho man, te transformas en un tipo interesante con canas sobre las orejas, tu vida se pinta de tonos grises oscuros,  el ambiente que te rodea inquieta poniendo misterio donde antes había mera vulgaridad, incluso deja abierta al puerta a que unas cuantas señoritas  te persigan, se deshagan ante ti  impregnadas de deseo anhelosuspirante.

Una vez convencido y aflojada la pasta (no hay perfume barato) procedes todo ilusionado a vaporizarte de flores, maderas exóticas, aceites esenciales, ….chuf, chuf…. y…. ¿y?….. Y nada. La vida se impone y compruebas que el vestidito rosa, las luces de brillo dorado , el palacio, las medias de encaje, las nubes vaporosas, los pasillos de luxe, las palabras susurradas, la música insinuante, el inglés sotovocce… ¡¡¡¡ no estaban en el frasco ¡¡¡¡

Ay señor, señor…. ¿Nos engañan? ¿nos dejamos engañar? ¿nos gusta que nos engañen?

Números rojos

Sábado, Enero 14th, 2012

Cuando yo era pequeña no sabía que un boli era un artículo de lujo y tenía el vicio de morderlos, abrirles las tripas para ver qué tenían dentro, quitarles la punta buscando la tinta y  después poder superar el reto de que volviese a escribir. En ese trajín el boli se moría.

Conseguir uno nuevo era un trabajo titánico de ruegos y persecución de mi señora madre para que aflojara la pasta. Mi madre era tacaña en cuestión de bolígrafos y caprichos.

Ella argumentaba que cuidando un  boli,  éste era casi eterno: la prueba viva era un Bic de lujo que tenía mi padre que de tanto usarlo estaba torcido. Si te quedabas sin él, te montaba un pollo que empezaba con el argumento de que aunque la solución de volver a comprar otro era fácil, sólo lo era en apariencia. Te caía encima un  chaparrón de reproches mientras cerraba el monedero hasta que le cambiaba el humor.

Mi madre aplicaba unos  principios básicos de economía:

  • Aprovecha tus cosas  hasta su último aliento. (Creo que fue la inventora del reciclado).
  • Gasta sólo lo que tienes.
  • No hay mejor lotería que el trabajo y la economía.

Mi madre era una antigua, hablando económicamente.

La economía moderna dice que tu obligación es comprar y comprar aunque no lo puedas pagar. Si no lo haces el mundo se hunde porque la base de todo es el crecimiento, incluso hay un concepto harto contradictorio, el crecimiento negativo, ¿cómo se puede crecer decreciendo?, así que  ser tacaño o austero tiene sus consecuencias sociales y también morales  porque indirectamente eres el responsable del paro, la indigencia de tus convecinos, el hundimiento de la seguridad social, la escasa recaudación del iva, la asfixia de la hacienda, los recortes sanitarios… Hoy yo tengo muchos bolis, los compro por puro placer y también por responsabilidad social.

Cuando empezamos a tomarle confianza a los números rojos superamos la etapa antigua de la economía  y pasamos a un estadio superior. Y no es el problema que los particulares tengamos números rojos, casi todos terminamos pagando nuestras deudas,  es que los políticos y los banqueros han sido sus mayores fans. Ningún político pretende llegar a fin de mes habiendo gastado sólo lo que tiene: es que si no debe algo  su gestión queda en entredicho…

Los politicos, que también son personas humanas, siguen la moda económica en vigor: gasta y gasta  ya que tú no pones la pasta.

Gastar el dinero de otros debe ser emocionante así que se compran cualquier cosa: un aeropuerto sin aviones, haces unos eres para dar pensiones a tus amigos, contratas mucho servicio que saca brillo a lo que ya brilla, haces unos estudios de cine, celebras campeonatos de fórmula uno, haces muchas televisiones cuyo centro de la programación es el autobombo del politico que la gestiona y dar noticias locales, siempre es muy interesante saber que en Santa Cruz hay una calabaza de 40 kilos…

Y si les falta la pasta, después de haber jurado y perjurado que los impuestos nunca, nunca, nunca iban a subir, al final saben,  como yo cuando era chica y me compraba un boli nuevo después de haber roto el mío, de dónde sacar la pasta. Zp, el defensor de la igualdad subió el IVA que es el impuesto que más nos iguala a todos  jorobándonos y Rajoy,  para no repetir ideas, se apunta de inmediato  a subir el IRPF (lo del IVA se lo está pensando escondido tras una cortina de la Moncloa).

Pensativa estoy… pero, menos mal que no les voté.

Ciudadanos de cuarta

Lunes, Noviembre 21st, 2011
Votos

Votos

Hoy más que nunca  tengo la sensación de ser una ciudadana de cuarta categoría. No suelo hablar de política pero me pincha la realidad matemática al constatar que mi voto (como otras veces) se ha ido a la basura más cercana.

Rosa Díez y sus chicos se han llevado mi voto. Este acto me ha llevado a la dolorosa verdad de que el voto de un catalán y un vasco son  más  rentables que el mío. Los que decidieron votar a Amaiur estarán contentos, no es cosa de sus ideas, es cuestión matemática. La proporción  de 330.000 votos para  siete diputados de los vascos frente a los 1.100.000 de  UPyD  para cinco diputados, no me cuadra. En  versión catalana  Convergencia tiene, voto arriba, voto abajo, los mismos que el otro partido, pero a ellos eso le supone un pedazo de grupo parlamentario con 16 diputados  mientras que los otros posiblemente se queden en el grupo mixto por eso de que su voto está disperso.

No sabemos qué delirio movía a aquellos leguleyos de la transición  cuando decidieron aplicarnos la Ley d´Hont, el resultado  raya en lo ofensivo. Un hombre un voto. ¿Un hombre un voto? Me parto de risa.

Propongo que apliquen también la ley d´Hont al pago de impuestos, yo quiero pagar proporcionalmente al valor de mi voto. Que nos expidan un carnet que certifique el grado de pedigrí nacional (ista)  que cada cual acumula y en razón de ésto calculen los baremos tributarios. Quiero ser ciudadana de cuarta para todo.

No saben los politiquiquios murcianos lo mucho que nos han hecho perder desde que renunciaron a reivindicar el país o la patria murciana de las vegas del Segura, el Altiplano  y el Mar Menor (con la Manga incluida).

Nuestra ley electoral es la aplicación de la desproporcionalidad, esoque mueve a muchos a dejarse llevar por la guía interesada de  ”el voto útil”. ¿ Útil? ¿A quién? Yo misma respondo… a los partidos mayoritarios plagados de políticos apoltronados que ya no saben hacer otra cosa y que nunca se moverán de ahí porque supondría volver a una vida inalcanzable según su preparación y dedicación al trabajo. Ellos hacen la ley, ellos la aplican, ellos venden la idea de la inutilidad del voto a los minoritarios, ellos siempre están detrás del desastre… aunque disimulen.

Después de la pataleta decir que mi voto se irá a la basura las veces que haga falta.

Abuela desenvaina zapatilla

Lunes, Agosto 22nd, 2011

La teoría dice que las abuelas son dulces, tiernas, pacientes, tranquilas….No es siempre así porque hay abuelas que son sometidas a duras pruebas.

Asisto, de oído, a pequeños dramas cotidianos, involuntariamente. Si viviese aislada en medio del campo, escucharía pájaros y grillos, si estuviese en alta mar serían cantos de sirena.

Son las doce de la mañana y los tres críos se han despertado.

Desde hace horas la abuela trajina por la casa, se oye cómo barre, friega, cocina, lava. Un grito infantil rasga el aire recalentado:

- ¡Dame mi móviiiiiiiiiiiil ¡ -la niña vecina, ocho años. Es normal desde hace poco que una zagalica pequeña tenga móvil, suele ser parte del botín de la comunión.

-¡Noooooo! – le responde su hermano mayor, un adolescente de unos doce años. También grita, es imposible no enterarse.

-¡Que me lo deeeeeeeees¡ – gritos y casi lágrimas.

Se hace firme un diálogo  de peticiones y denegaciones a grito pelado. En el barullo se adivina que el segundo hermano se ha sumado a la tangana, donde, además de pedir y esconder el aparato, se va colando algún insulto mezclados con portazos sísmicos.

La abuela ha dejado la tarea y pide el móvil, los críos se ríen y parece que han huido buscando refugio dentro de la misma casa. La abuela ataca por el lado sentimental:

-¿No os da lástima vuestra pobre madre, que tiene que trabajar?

Los críos no cejan, se ríen de las dos. Tengo la sensación que de las palabras se pasa a la acción, la niña ha hecho algo que  provoca un paso más y de pronto se oye un “PUTA” que saca de sus casillas a la abuela.

- ¡Hijo de puta, cabrón, maricón¡, ¿cómo se te ocurre decirle puta a tu hermana? -no hay calma posible porque quien debería poner paz ha perdido los nervios.

Añade muchos argumentos, a cada cual más duro.

- Mira que me quito la zapatilla…. -amenaza. Se oyen portazos y gritos inconexos

- No pienso venir más a cuidaros, me tenéis amargada -como guinda a sus palabras se oyen golpes y tras ellos el silencio.

¿ Ha cumplido su amenaza?

Bufett libre

Martes, Agosto 2nd, 2011
Mi mesa

Mi mesa

El bufett libre es un cebadero. Hace uno días leí en un periódico que el hombre es el único animal que no hace gasto calórico para conseguir alimentos, esto es verdad a medias, no hace gasto la oca a la que ceban con un embudo directamente conectado a su esófago, yo sí lo hago, aunque sea para abrir el frigo.

Llegar temprano a ese rimero de bandejas, máquinas expendedoras de café sintético y zumo químico, platos y fuentes rebosantes de comida con mejor aspecto que sabor es triunfar, todo es tuyo, no hay competencia con otros comensales hambrientos. Es más, el hotel en sus recomendaciones sugería la pronta asistencia al comedero, seguramente para evitar algaradas y revoluciones.

Un día de esos en el Reina, haciendo el vago ¿Quién quiere madrugar en vacaciones?, llegamos con el comedor hasta la bandera (800 personas de aforo). O comes de pie junto a las fuentes, cosa muy mal vista, o luchas por una mesa. En esa batalla estábamos cuando tuvimos una aparición en el justo instante en que metía la mano en el bol de las ciruelas pasas para asesinar al gusanillo del hambre,  a punto estábamos de clavar la bandera de conquista, cuando se aparece un cuarentón malencarado que, poniendo la manita sobre el mantel, jura que la mesa es suya. Debió vernos cara de pregunta:

- ¿ De quién creen que es este plato?

Y es verdad, sobre la mesa había un plato limpio, prueba irrefutable de que la mesa era suya. Debía tener escrito el acuerdo de propiedad con tinta invisible, pero claro, como no somos espías no la pudimos ver.

Oco el guarro

Lunes, Abril 25th, 2011


Ver mapa más grande
La rambla de los Calderones tiene una parte salvaje y otra parte urbanizada. ES esa cicatriz con forma de boomerang que se ve en el mapa. La parte verdosa está en estado casi natural, el terreno es abrupto, lleno de maleza, interesante para caminar en verano. La parte de la rambla cercana a las viviendas está canalizada.

Con unas perricas que debían sobrar de no sé qué fondos europeos han hecho una reforma a lo urbanizado añadiendo al canal que tiene que arramblar el agua hasta el río un par de puentes, zonas de juego para los críos y los adultos (a algunos adultos les gusta jugar), bancos, un circuito para caminantes y ciclistas y luz nocturna. La iniciativa ha sido un exitazo y siempre hay gente en el parquecico.

Oco el guarro es el imbécil (o grupo de imbéciles) que ha decidido dejar su babas de pintura en cada uno de los bancos y muros del parque. Apenas había pasado un mes de la puesta en marcha todo está pintado.

Oco significa cero comercio, puestos a interpretar la cosa suena a grupito de zagalones que se han decidido luchar contra el sistema, eso sí, desde la comodidad de su casa, su ordenador, su video consola, botellones y los dineros que sisan a sus madres para comprar los botes de pintura. ¡ En busca de emociones fuertes!

Respetando las instalaciones

La cantera

Domingo, Abril 10th, 2011

Lo que más me gusta de las procesiones es la percusión, el pom, porropom, pom, porropom. Me entra por las tripas y puede resultar casi emocionante. Hoy, al pasar por la calle Mayor en la caminata habitual del Domingo, a lo lejos se oía ese estruendo controlado. No es un día habitual de procesiones, falta más de una semana para la Semana Santa, pero guiada por mi natural instinto para el evento y la celebración, pues eso, he seguido el tamborileo y allí estaban, ellos, un batallón de infantes vestidos con faldones,  túnicas y capas, llevando estoicamente los pasos (eso sí, de su tamaño), algunos con cara de sufrimiento, otros con cara de circunstancias no entendiendo muy bien por qué les ha tocado esa cruz. Niños jugando a ser mayores.

Algunos chicos mayores intentan mantener el orden de las filas, inútil intento de poner puertas al campo porque los críos que no llevan trono tienen barrigas carameleras de las brotan golosinas, chupachups y piruletas. El público, en el que también hay mucho crío, parece un enjambre de abejas buscando algo dulce que llevar a la boca. Algunos críos llevan una bolsa de supermercado medio llena, casi no pueden con ellas.

Veo pasar a Antoñito, un niño mayor de mi cole, me mira, me sonríe y me da un puñado de caramelos. Ya en casa me he comido una piruleta.

Monumento

Viernes, Abril 8th, 2011

Cuando éramos críos pasábamos por la calle del Sepulcro, a mitad de la calle nos asomábamos a la hornacina del señor de la cama. Un Cristo muerto, tendido en la semipenumbra de una casa húmeda. Daba miedo.

No se sabe por qué en Molinica del Señor, después de años sin procesiones de semana santa, un año les dio a unos cuantos próceres la neura de resucitarlas. Empezaron muy seriecicos, con la procesión del silencio, todo a oscuras, muy austero, bonito al principio por la novedad. Lo que al principio fue una cofradía ha ido creciendo al mandato aquel de “creced y multplicaos”, aunque si vas a las procesiones te das cuenta de que detrás siempre está el mismo grupo de amiguetes.

No alcanzo a entender qué mueve a una persona inteligente a seguir a una escultura del madera por la calle caminando, tocando el tambor o llevando una vela, se me escapa.

Todavía se me escapa más que en los tiempos que corren construyan monumentos al mal gusto como el que recoge la foto, ese tenderete dorado y retorcido, con cortinillas de oro que le han puesto encima al pobre “Señor de la cama”. La emoción, el miedo y la inquietud que daba en mi infancia se ha perdido, está oculto detrás de esta tienda de campaña de oro que da miedo, sí, miedo, porque aquí no hay fe, ni devoción, solo ridículas ganas de aparentar.