Posts Tagged ‘pintura’

El último Rafael. Madrid

Sábado, Septiembre 1st, 2012

El último Rafael.

Murillo y Justino  de Neve.

Museo del Prado.

Vírgenes, santas y santos, eclesiásticos, todos parecidos, todos con el morrito rizado según el canon de belleza de la época,  niños musculosos, bebés que parecen pasados  por el gimnasio de la esquina, abuelas, paisajes escondidos en los fondos de los cuadros, preciosisimas telas, joyas, … ¡Me aburro!

 

Rafael era un excelente y exitoso pintor al que le faltaban manos para atender todos sus encargos. Su obra es suya en tanto sale de su taller. No todos los rafaeles están completamente pintados por Rafael pero sí controlados por él. Esta exposición desgrana en algunos cuadros lo que pintó Rafael y lo que corresponde a sus colaboradores Giulio Romano y Penni. No se trata de que un ayudante le moliese los pigmentos y otro le preparase los soportes, en algunos cuadros uno trabajaba los  fondos, otro los bodegones y el maestro se hacía cargo de los remates finales.

En un símil literario es como si Cervantes, falto de tiempo,  hubiese encargado a otro las descripciones y los diálogos del Quijote. Te sentirías un poco estafado.

No se le ha dado tanto pábulo a la exposición de los cuadros que Murillo crea en relación a un cura coleccionista y aficionado al arte, el cura Justino Neve. ¡Genial, maravillosa! Y estamos en los mismos temas, vírgenes, niños, angelotes…  Sería capaz de tirar un par de tabiques de mi casa para dejar espacio a algún cuadro de esta exposición.

 

Hopper en Madrid

Viernes, Agosto 31st, 2012

Museo Thyssen Bornemisza. Madrid.

Con ánimo de final de vacaciones entramos a la exposición de Hopper en el Thyssen. Entradas en mano con día y hora fijo. Hay bastante gente pero no tanta como para tener que dar empujones y hacer marrullerías para ver los cuadros. ¿Es la crisis o Hopper no levanta las pasiones de Van Gogh?

Pasos, paradas, sentadillas en los bancos, idas y venidas esperando tener la mejor perspectiva, te acercas a algunos cuadros para ver el sentido y la trama de la pincelada, te recreas, formas una idea sobre lo visto y, ¡puñeflas! ¡decepción! Hopper es un gran pintor por un par de razones: es americano (norteamericano) y dentro de un desierto histórico y pictórico cualquier brizna de hierba brilla y, segundo, refleja una su época  fielmente, tiene narices a expresar la fealdad de lo industrial y urbano, los extraños contrastes luminosos que produce la luz eléctrica y el relumbrón gris del cemento. No endulza, no suaviza, muestra la vida del urbanita más solo que la una, sufriendo el feismo de postes, cables, muros de cemento, ferrocarriles, gasolineras, casas aisladas. Pero… es que no me gusta porque no me habla.

Salí de allí contenta porque tuve la oportunidad de ver un cuadro maravilloso, “Lonja de algodón en Nueva Orleans” de Degas. De refilón algo te satisface y eso es bueno.

Y además llevo  el encargo, renovado después de años de aplazamiento,  de hacer una copia de este cuadro.

Una maciza de ojos vacíos que mira, sin ver, cómo sale el sol que fascina a mi “S”. Lo tendrá.

Este cuadro es el motivo de un juego que te proponen dentro del museo, la actividad no es interesante por el juego en sí, sino porque han transformado la imagen plana en un montaje tridimensional donde puedes ver las relaciones espaciales entre todos los elementos y los focos de luz, así como los estudios previos al cuadro que hizo Hopper. Estos dibujos iniciales te reconcilian con las habilidades del pintor porque, si miráis atentamente el cuadro, la mano izquierda parece un injerto sobre la pierna, sin brazo que la sustente. No sabemos por qué Hopper elimina un brazo que debe estar ahí. En los bocetos sí aparece, luego, lo hace porque le da la gana.

RECOMENDACIÓN MUY SERIA

En el mismo Thyssen y para celebrar su 20 aniversario han organizado una miniexposición seleccionando de su propio fondo pintura germánica antigua y moderna de “Rostros y Manos”.  

 

 

 

Still life: teapots, bottles and small pots

Domingo, Junio 3rd, 2012

Reconozco que estoy vaga con las entradas del blog.

Tengo la cabeza embarullada, lo normal del trajín de final de curso.

Pinto, luego existo. Estudio inglés, luego me divierto.

Mis bodegones suelen ser biográficos:

Botellas de líquidos que me he bebido -flipo con el güisqui, ese brebaje escocés -.

Una copa de Lario que compré un día que pasaba por Lorca (no confundir con la ginegra Lario’s – la ginebra era, según leyendas urbanas el conservante que utilizó la Reina Madre para llegar a los 100 años) . Conste que no está terminada.

La tetera metálica y su azucarero compradas en las oportunidades del Corte Inglés y que nunca se han usado para lo que fueron hechas. El Corte es “Inglés”.

La tetera y la taza blanca de la Cartuja de Sevilla y que me regaló mi tía Antonia. El té es la bebida nacional inglesa.

La servilleta verde oscuro que nunca ha limpiado una boca -la competencia de las servilletas de papel es enorme- . “Made in India”: Commonwealth  pura y dura.

Un tapete de ganchillo rojo hecho con estas manitas… naranjitas y limones, achupé, achupé.

¿Será premonitoria tanta coincidencia anglosajona?

Aspidistras

Domingo, Junio 3rd, 2012

Una vez escuché en una película muy inglesa que toda casa burguesa debía tener una aspidistra. Yo tengo dos, en el jardín,  escondidas debajo del bambú y el ficus pajarero.

Aquí tenéis un retrato de su madre que hice en el año 2.001. La aspidistra es una planta que crece constantemente hasta que rellena el tiesto. Nacen seis hojas,  se muere una, hasta que están todas apelotonadas, incomodas y asfixidas. Crecer y crecer tiene sus consecuencias.

Si están en manos de un jardinero competente, éste las saca de la maceta y la divide en dos  tiestos para que sigan con su designio bíblico de “creced y multiplicaos”.  Un par de años después las deberá volver a dividir, ya tendrá cuatro y así, duplicando, duplicando, llega un momento en que te tienes que salir de casa porque no se cabe. Lo que empezó en una maceta que me regaló mi tía Antonia puede terminar en un desalojo forzado por razones vegetales además de que, mientras más aspidistras tienes, más burgués te vuelves, y eso, en determinados ambientes está muy mal visto.

 

 

La relación entre lo burgués y la plantita de marras es más bien oscura…, o no existe…, o son ganas de hablar.

 

 

Granadas II

Domingo, Diciembre 4th, 2011

Verdes

Verdes

Algo de color

Algo de color

Poniendo en gris

Poniendo en gris

Las granadas se van pasando, han perdido tersura, voluntariosamente muestran colores que van desde el ocre al rojo “Goya” rabioso. Este mañana las he dejado hasta el martes, aprovecharé la fiesta para avanzar, dar toques de luz y poco más.

Fotos hechas con el móvil, paso a paso, del gris a los rojos, de los rojos al verde.

Granadas

Viernes, Noviembre 25th, 2011

Hace unos cinco años plantamos  un “granao” enano en el jardín.

Lo compramos como cosa exótica, “Granao enano” decía la etiqueta. El tiempo o la calidad de la tierra han desmentido el adjetivo, ya no es enano, mide dos metros y medio y echa granadas gordezuelas  con gran ánimo. He aquí la muestra después de la recolección.

Son muy bonitas, el color grana las tiñe por dentro y sobre todo por fuera.

Nadie es perfecto, si sucumbes a su aspecto y te animas sufrirás una decepción….. agrias, ácidas, avinagradas… incomibles.

No sirven para comer pero dan juego como naturaleza muerta….

Pequeña fauna para Violeta

Sábado, Junio 4th, 2011

Misión cumplida. He terminado de pintar el cuadro animalesco para Violeta. Ella aún no lo sabe porque debe estar gustosamente dentro de su señora madre y empieza a mostrarse impuntual.

Pintando de nuevo

Domingo, Mayo 1st, 2011


He vuelto a coger los pinceles. Por fín veo. La presbicia es mala cosa. Al principio no ves de cerca y dejas de leer. Lo que antes te gustaba mucho, deja de interesarte porque aunque te esfuerces no consigues descifrar lo que tienes delante. Un día tienes una idea feliz y dices, ¡cáspita! ¿será que necesito gafas? y te pasas por la farmacia, ¡et, voilá!, era eso.

La presbicia es avariciosa y un poco más tarde pierdes la nitida claridad de la pantalla del ordenador. Pruebas con las gafas de leer y ¡coño! que se aclara todo… pero se oscurece lo que leías y entonces te compras otras gafas. Unas para leer, otras para el ordenata.

Pintar requiere un juego de planos, es como si quisieras leer, usar el ordenador y mirar el paisaje todo al mismo tiempo o en breves instantes de transición. Entonces necesitas tres gafas intercambiables, más los pinceles, los aromas del aguarrás y a veces hasta pensar. Te faltan manos y al final haces como yo hice, te rindes a la evidencia de que no eres quien eras. Me rendí y cerré (metafóricamente) la leonera de pintar.

La ciencia avanza una barbaridad y gracias al invento de los cristales progresivos y tras un mes de prácticas superado con éxito notifico que he recuperado la vista y he vuelto a pintar, cosicas para el abuelato: Una pequeña fauna, sin trampa ni cartón, pincelada a pincelada.

Madrid en Verano: Turner en el museo del Prado

Domingo, Agosto 1st, 2010
Siguiendo a Canaletto

Siguiendo a Canaletto

 

Es contradictorio visitar la exposición de Turner y salir con la sensación de que el cuadro que más te ha gustado es un Rembrant, una habitación oscura con un solo foco de luz centrado en la cuna donde una madre (creo recordar) vela el sueño de su hijo.

Turner era un buen pintor, como él mismo decía era capaz de pintar la atmósfera, empeño harto difícil. La guía de esta exposición es  comparación entre Turner y otros pintores a los que imita, en los que se inspira y a los que siempre pretende superar. Según parece Turner era patológicamente competitivo.

Las parejas de cuadros se ordenan en la sala. Al final terminé jugando a descubrir qué cuadro era de Turner y cual no. El grado de acierto fue muy alto, Turner tiene un estilo y una paleta de colores propia, una forma inconfundible de acercar los azules a los naranjas para que choquen armoniosamente. Los contornos de sus imágenes están desvaídos, no son precisos. Eso me pasa a mí con cualquier cuadro ultrarrealista si me quito las gafas. Me parece que Turner tenía un par de dioptrías por ojo y se quitaba las gafas para pintar.

Físicamente, en la sala, mirar un cuadro se hace difícil,  lo consigues utilizando artimañas arteras que pisotean el derecho de otro a ver lo que tú quieres ver, te colocas entre cuadro y visitante si pensar si molestas y así ves algo. Hay mucha gente, demasiada.

Pensando sobre cómo hacen los responsables de museos el cálculo de las personas que entran en cada turno, cuál es el aforo de una exposición temporal, llego a la conclusión no es que el cliente esté cómodo. La vara de medir es la rentabilidad económica y cultural. A más personal más ingresos y mayor número de personas, gran éxito aunque el que entra no tenga posibilidades de disfrutar del evento. Sea como sea, siempre sobramos unos cuantos dentro de la sala.

Buscando un lugar

Buscando un lugar

Rentabilidad de San José de Calasanz

Domingo, Noviembre 29th, 2009
granadas y limones
granadas y limones

Como ha sido la fiesta del maestro el fin de semana ha dado algo de sí. Segundo color del cuadro de granadas y limones (miserables).

Estas granadas están en casa desde final de agosto, aún no había empezado el curso y dimos un paseo con intención de robo por la rambla de los Calderones, volvimos disimulando con dos bolsas de granadas recogidas del seto de un vecino generoso. Desde entonces han ido perdiendo agua en su caja como redondas momias, parecen casi de cartón piedra, sólo se ha podrido una.

Hice el amago de comerme una, por probarlas y comprobar si es cierto el dicho de que la fruta robada es la que mejor sabe, no pude pasar de la intención,  están ácidas como vinagre malo, luego el vecino no es tan generoso.

Los limones me los trajo mi hermano Paco, para ver si encajaban  en el bodegón para su segunda residencia de potentado terrateniente. Le pidió a su vecino y éste le encasquetó tres miserables limones verdes como el cebollino, eso sí, con hoja, que era lo que yo quería. La criatura, quieras que no es mi hermano pequeño, no se esforzó mucho en la captura limonera y al final no los puse en el bodebón.

Todos estos frutos, encerrados en una caja vinatera, regalito de una navidad pasada, han dado de sí este proyecto de cuadro, aún le queda un poco.

En honor del santo y de la wikipedia, aquí la biografía novelada, me temo

VIDAS ILUSTRES: SAN JOSÉ DE CALASANZ

Lo más significativo de este personaje es que fundó la primera escuela pública y gratuita de la historia. Ver para creer. Esto le debería doler a esos defensores extremos de la escuela pública, LAICA, y gratuita.