Posts Tagged ‘Murcia’

Delirio en el Víctor Villegas

Sábado, Mayo 28th, 2011

Después de esto, el concierto nº 3 de Rachmaninov, el público  saltó como un  tapón de cava  en un ataque enloquecido de bravos  y aplausos. Las malas lenguas dicen que era la clá contratada para el evento. Disiento, a mi me gustó, si fuera más expresiva habría gritado como todos aquellos.  Como resultado del estruendo, Fabio Bidini, el pianista responsable de la algarada nos regaló una cosita delicadísima que consiguió bajar las pulsaciones del respetable y que parecía de Mozart.

La segunda parte quedó en manos de la Nortwestdeutsche Philarmonie (el alemán es un idioma de consonantes) jugando ( traduccíón literal de Play) a Wagner, si es que Wagner se puede jugar. Lo wagneriano es todo  ampuloso, ruidoso, excéntrico. De él sólo me gustan los movimientos de cuerdas, sin explicación racional, me gustan y punto.Tengo la intuición de que se la juega muchas veces con disonancias que dan la sensación de que todo se hundirá de un momento a otro, cosa que no ocurre, luego imita la vida y te remueve las entretelas.  Empezar con la obertura de Los cantores de Nuremberbg, ruidoso, escandaloso y basto no fue una buena entrada que resolvieron, cosa que agradecí muchísimo, con la Obertura y Muerte por Amor de Tristán e Isolda (¿se puede morir alguien de amor?).

Escuchando música, esta música, posiblemente sí podrías fenecer, es cosa de no dejarse comer el tarro.

Aquí os dejo estos dos regalitos.

Partenope de Leonardo Vinci

Jueves, Mayo 5th, 2011

Se me ocurrió que despedir las vacaciones escuchando una ópera era una excelente idea, así que nos rascamos el bolsillo -la ópera no es precisamente barata- y allí fuimos, al Victor Villegas, que empieza a parecer nuestra casa. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hay una relación estrecha entre  la reina protagonista, y Partenope. Tengo serias dudas si la reina es reina, es  ciudad o fundadora de la misma. Un embrollo geográfico legendario e incomprensible para una mente sencilla como la mía. Algunos (y no miro a nadie) dicen que en la ópera lo de menos es el argumento, que debe estar al servicio de la música, pero si libretistas y compositores  aguzaran el ingenio hasta entrelazar los dos conceptos, entonces sí, habría nacido el espectáculo perfecto. 

Parténope es reina de la ciudad de Cumas (aquí tengo una duda), tiene unos cuantos enamorados que la aman tanto por sus perjúmenes de mujer como por el poder que representa. Uno de sus enamorados ha dejado plantada a su novia Rosmira y ésta, con el rebote natural del abandono va a buscar al ex-novio.  Se disfraza de chicarrón guerrero, lo busca, lo  enreda, le hace prometer que guardará silencio sobre su feminidad… y pretende vengarse de él sin dejar de amarlo hasta las cachas. La cosa se resolverá con un toque de final feliz porque se desvela finalmente que Eurimene no es zagal sino zagala y aquí paz y después gloria y !viva, viva¡ como número final.

La ópera en sí no es ni más entretenida ni más aburrida que otras. Hubo un momento que el sueño casi me gana la batalla, dulcísima aria, suavísima música, todo en penumbra hora y media después de empezar el espectáculo y yo al borde del sueño. Un niño dos asientos más allá había perdido la batalla y dormía placidamente junto a su padre. Música barroca, que es como la tónica, el primer trago siempre amargo, mientras más la pruebas, más te gusta.

Buenísisisima la orquesta. I TURCHINI DE ANTONIO FLORO  Allí, semi escondidos en el foso, pero más arriba que otras veces sonaban muy  bien, en perfecta armonía con los cantantes.

Continuará….

Oco el guarro

Lunes, Abril 25th, 2011


Ver mapa más grande
La rambla de los Calderones tiene una parte salvaje y otra parte urbanizada. ES esa cicatriz con forma de boomerang que se ve en el mapa. La parte verdosa está en estado casi natural, el terreno es abrupto, lleno de maleza, interesante para caminar en verano. La parte de la rambla cercana a las viviendas está canalizada.

Con unas perricas que debían sobrar de no sé qué fondos europeos han hecho una reforma a lo urbanizado añadiendo al canal que tiene que arramblar el agua hasta el río un par de puentes, zonas de juego para los críos y los adultos (a algunos adultos les gusta jugar), bancos, un circuito para caminantes y ciclistas y luz nocturna. La iniciativa ha sido un exitazo y siempre hay gente en el parquecico.

Oco el guarro es el imbécil (o grupo de imbéciles) que ha decidido dejar su babas de pintura en cada uno de los bancos y muros del parque. Apenas había pasado un mes de la puesta en marcha todo está pintado.

Oco significa cero comercio, puestos a interpretar la cosa suena a grupito de zagalones que se han decidido luchar contra el sistema, eso sí, desde la comodidad de su casa, su ordenador, su video consola, botellones y los dineros que sisan a sus madres para comprar los botes de pintura. ¡ En busca de emociones fuertes!

Respetando las instalaciones

Roque Baños, el héroe

Martes, Abril 19th, 2011

Fotos hechas por Reme López durante el ensayo de la mañana del sábado.

Va siendo hora de terminar esta crónica. Robé la foto del pie de página en un momento del concierto. Los anfiteatros y el patio de butacas llenos. Desde el escenario no ves nada, no reconoces a nadie bajo el relumbrón de los focos.

El Victor Villegas tiene una perfecta sonoridad en la zona del público, pero nada que ver con la sensación del que desde el escenario se empapa de música. Eso hay que vivirlo al menos una vez  en la vida.

Por la mañana nuestro héroe estaba de los nervios. Un percusionista pagó el pato, seguramente con razón. El zagal, menos de veinte años, lento, retrasado, fuera de tempo, escuchó un par de advertencias hasta que el director sugirió que si no espabilaba buscaría otra persona para el puesto. ¡¡¡ Glubbb !!!! Pensé que el tamborilero tenía dos opciones: dejar la percusión para siempre o espabilar. Un misterio que quedó para la tarde.

Nada que escuchéis grabado de Roque Baños le hace justicia, nada es capaz de imitar la impresión de ser traspasado y zarandeado por la percusión, los caballos que viven dentro de los bajos, los coches chirriantes que se alojan en las trompas,  el peligro y la inquietud que nace de los violines, las heridas que pueden hacer las trompetas...

Durante el concierto nos dimos cuenta que Roque es un héroe sabio que  látigo batuta  en mano tiró de una panda de críos y de adultos, hizo música y nos entregó una experiencia inolvidable.

Profunda reverencia oriental.

Roque Baños II

Lunes, Abril 18th, 2011

 

 

La vida coralísticas no es vida sencilla. Una vez superado el ataque de androfobia derivado de las partituras del ínclito compositor jumillano, resignada a no dar el do sobreagudo nada más que en el concierto -una a veces es lista- aparecen los directores un punto molestos (cabreados) por razones varias.

A: En el último momento aparece una partitura nueva: “Balada triste de trompeta”. Es escuchar este nombrecico y yo hago tiara, tiara tiara…. según la antigua canción de Raphael (uno de mis cantantes favoritos, todo hay que decirlo). Lo podéis escuchar en el yuotube, que para eso está. 

B: Según parece ha habido una rueda de prensa para presentar el evento y no se nos ha invitado. Muy mal hecho, sí señor, si uno está, está.

C: Se niegan a ensayar los 30 compases de la trompeta. Vamos a ir con la mente y la cabeza en blanco a espera de que Discantus se lo sepa todo y ¿tire de nosotros?.

No sé, no sé.

¡¡¡¡Haaaaalaaaaa!!!!!!!, así me gusta, personalidad y revolución hasta la muerte.

Roque Baños I

Lunes, Abril 18th, 2011

Después del Mendelsson nos habían prometido los jefes del coro un año tranquilo.

¿A quién le gusta la tranquilidad? Se rompió la promesa con los conciertos participativos de la Caixa, a los que dijimos ¡siiiiiiiii¡, ¡guaiiiiiiiiii¡ ¡molaaaaaaaa¡ ( siempre me he preguntado si la expresión Mola, tiene relación con Hims Mola)

Pocos días después, Reme, aún presidenta, aventura:

-Nos han pedido colaboración para cantar una cosita con la coral Discantus en el final del Festival de Orquestas de Jóvenes, allá por abril. ¿qué opináis?

-¡Bieeeeeen¡ ¡Bravoooooo¡ ¡Mooooola ! -respondimos todos a una. Es que somos así, espontáneos, dicharacheros y “lanzaos”.

Ni dios sabía entonces quién era Roque Baños en el coro. Quizá lo sabían uno o dos, o tres…

Después de la primera lectura del “corazón del guerrero”, empecé a odiarlo. ¡Horror de partitura para un Conan de pacotilla¡. Tras la lectura del “Alatriste”, pensé que este tío era misógino, Ver un do sobreagudo en cualquier partitura me hace pensar en el odio a las mujeres, quizá porque no me resulta fácil llegar más allá del “la” (mezzosoprano, que dicen algunos pecosos).

Para saber más pica aquí

Para saber más sobre Roque Baños, claro.

Cuando me aburro dibujo. Yo no he visto la peli, que conste.

Requiem Alemán

Jueves, Abril 14th, 2011

Hace un mes compré las entradas para escuchar (y ver) el Requiem Alemán de Brams. La Sinfonica de Bamberg y el Coro de niños de windesbach para mayor gloria de la música coral y sinfónica.

Como tengo la memoria floja, días antes un alumno mío que estudia danza, es un casi profesional y ya desgasta zapatillas en el conservatorio de danza  junto a la catedral, me invitó a la gala donde donde muestran todo lo que han aprendido a lo largo del curso. Acepté la invitación y dos días más tarde me di cuenta de que gala de danza y requiem casi eran a la misma hora. ¿Podía renunciar a algo?  No. Así que con buenos zapatos y mis dos entradas en la mano me puse en cola en el teatro del Conservatorio. Veinticinco minutos más tarde había visto bailar a mi alumno (Por dónde vas a misa que no te veo -ponle música de jota murciana), había cogido puerta y enflechado la avenida del río segura por al margen izquierda hasta el Victor Villegas. Lo del conservatorio a pesar de ser una fiesta escolar estuvo dignísimo y muy entretenido, me hubiera quedado hasta el final pero….

A las ocho en punto me tikaban la entrada y me las prometía muy felices porque pensaba tomar algo en la cafetería en la media hora que faltaba para el concierto. ¡ Oh, vanas esperanzas ! Dín, dán, dón, faltan tres minutos para la represantación. ¡Cáspita! Aquí falla algo, la representación debía ser a las ocho y media, pero no lo era. Así que me enfrenté al Requiem muerta de sed, con ganas de ir al baño y deseando  en el intermedio atender mis urgencias. Ni intermedio, ni flores, resolvieron de un tirón una hora y veinte minutos de Requiem que a decir verdad no se hicieron pesados.

¿Me gustó?  Sí, al 60 %. El coro de niños y adolescentes además de muy numeroso tiene algunas cosas excelentes. Son muy eficaces al desarrollar los pianos (no piense vd en instrumentos musical de tecla, piense en la reducción del volumen de sonido). El timbre de los contraltos era excelente. Los tenores brillaban con luz propia. Los sopranos tenían fuerza y volumen aunque no dejaban de escucharse ciertos escapes de aire muy propios de las voces infantiles que  no termina de gustarme.

Me pareció un tanto excesivo que los mantuviesen de pie todo el tiempo que dura la obra. Al final, en el momento de los aplausos se sentaron  como se sientan los críos en una escalera, es decir, sin la duda que yo tengo de que si seré capaz de levantarme o no del sitio.

La orquesta, a pesar de sus muchos honores no me pareció maravillosa pero sí eficaz.