Posts Tagged ‘Molina de Segura’

La sombra

Domingo, Mayo 15th, 2011

Hay sombras buenas y malas. Según mi madre, y el saber popular general, “quién a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija”. Cuando eres muy irónico o sarcástico te dicen que tienes mala sombra.

Volvía hoy del ensayo, Misa de la Coronación de Mozart, casi las dos de la tarde, 32 grados el termómetro de la parada de los taxis, caminando, pegada a la pared siguiendo las sombras. En el lateral del colegio Cervantes hoy hay una mancha densa de oscuridad donde hace un mes había el tamiz ralo de las ramas de los árboles. Agradezco la frescura, sigo caminando y escucho en mi cabeza esto:

Mientras tanto la tierra se mueve y yo camino.

Pintando de nuevo

Domingo, Mayo 1st, 2011


He vuelto a coger los pinceles. Por fín veo. La presbicia es mala cosa. Al principio no ves de cerca y dejas de leer. Lo que antes te gustaba mucho, deja de interesarte porque aunque te esfuerces no consigues descifrar lo que tienes delante. Un día tienes una idea feliz y dices, ¡cáspita! ¿será que necesito gafas? y te pasas por la farmacia, ¡et, voilá!, era eso.

La presbicia es avariciosa y un poco más tarde pierdes la nitida claridad de la pantalla del ordenador. Pruebas con las gafas de leer y ¡coño! que se aclara todo… pero se oscurece lo que leías y entonces te compras otras gafas. Unas para leer, otras para el ordenata.

Pintar requiere un juego de planos, es como si quisieras leer, usar el ordenador y mirar el paisaje todo al mismo tiempo o en breves instantes de transición. Entonces necesitas tres gafas intercambiables, más los pinceles, los aromas del aguarrás y a veces hasta pensar. Te faltan manos y al final haces como yo hice, te rindes a la evidencia de que no eres quien eras. Me rendí y cerré (metafóricamente) la leonera de pintar.

La ciencia avanza una barbaridad y gracias al invento de los cristales progresivos y tras un mes de prácticas superado con éxito notifico que he recuperado la vista y he vuelto a pintar, cosicas para el abuelato: Una pequeña fauna, sin trampa ni cartón, pincelada a pincelada.

Oco el guarro

Lunes, Abril 25th, 2011


Ver mapa más grande
La rambla de los Calderones tiene una parte salvaje y otra parte urbanizada. ES esa cicatriz con forma de boomerang que se ve en el mapa. La parte verdosa está en estado casi natural, el terreno es abrupto, lleno de maleza, interesante para caminar en verano. La parte de la rambla cercana a las viviendas está canalizada.

Con unas perricas que debían sobrar de no sé qué fondos europeos han hecho una reforma a lo urbanizado añadiendo al canal que tiene que arramblar el agua hasta el río un par de puentes, zonas de juego para los críos y los adultos (a algunos adultos les gusta jugar), bancos, un circuito para caminantes y ciclistas y luz nocturna. La iniciativa ha sido un exitazo y siempre hay gente en el parquecico.

Oco el guarro es el imbécil (o grupo de imbéciles) que ha decidido dejar su babas de pintura en cada uno de los bancos y muros del parque. Apenas había pasado un mes de la puesta en marcha todo está pintado.

Oco significa cero comercio, puestos a interpretar la cosa suena a grupito de zagalones que se han decidido luchar contra el sistema, eso sí, desde la comodidad de su casa, su ordenador, su video consola, botellones y los dineros que sisan a sus madres para comprar los botes de pintura. ¡ En busca de emociones fuertes!

Respetando las instalaciones

Procesiones en Molinica del Señor

Viernes, Abril 22nd, 2011

Fotos Andrés Palazón

Me acabo de levantar y me duele todo, anoche estuve de procesión.

Lejos se oyen tambores, ¿procesión de Alguazas?

Estos días  mi pueblo es más que nunca Molinica del Señor. Escuché hace días que por cada militante de partido político hay cuatro cofrades. Ufff, no sé qué es peor.

Hay muchas cosas que no entiendo y eso me lleva a formular preguntas trascendentales tipo adolescente quinceañero:

¿Por qué algunas personas humanas creen que dios existe?

¿Por qué una persona adulta -y teóricamente en uso de sus facultades mentales- se coloca un sayón y un capirote y desfila en procesión?

¿Por qué muchas personas -que evidentemente se debería guiar por la ideología católica de amor, generosidad y capacidad de hacer el bien- gastan dinero a manos llenas en actos absurdos e inútiles? ¿Dónde está la caridad cristiana?

¿Qué lleva a algunos a hacer un viacrucis viviente?

Los que creen dirán, "es la fe", y en tanto razón de fe, es inexplicable. Apaga y vámonos, eso es argumentación, raciocinio, capacidad de convicción, demostración empírica de las causas y los efectos.... Miles de años de evolución de la ciencia y la filosofía para rematar en lo "inexplicable" como fundamento del comportamiento absurdo.

Lo único que me consuela de todo esto es que gracias a estas extrañas e irracionales aficiones se han creado músicas como el Stabat Mater de Kodaly -que cantamos anoche en la puerta de la iglesia de la Asunción, o que Andrés Palazón tuvo la oportunidad de hacer fotos divinas de la muerte.

En mi aburrimiento nocturno tuve oportunidad para reflexionar sobre, la calidad de las estatuas del desfile. Abstrayendo de la parafernalia de luces apagadas, flores, farolillos, dorados y sobredorados, túnicas, bordados, te das cuenta que el artista no tiene ni idea de anatomía, son meras caricaturas mal pintadas. ¿No han aprendido nada del Salzillo?

En su aburrimiento, mi amiga y compañera Amparo, conociendo nuestros tiempos muertos, se llevó la novela que está leyendo, eso es afición.

Poniendo los pies de foto compruebo que después de décadas de abandono de lo católico recuerdo conceptos e historias religiosas. ¡Qué buena memoria¡

La cantera

Domingo, Abril 10th, 2011

Lo que más me gusta de las procesiones es la percusión, el pom, porropom, pom, porropom. Me entra por las tripas y puede resultar casi emocionante. Hoy, al pasar por la calle Mayor en la caminata habitual del Domingo, a lo lejos se oía ese estruendo controlado. No es un día habitual de procesiones, falta más de una semana para la Semana Santa, pero guiada por mi natural instinto para el evento y la celebración, pues eso, he seguido el tamborileo y allí estaban, ellos, un batallón de infantes vestidos con faldones,  túnicas y capas, llevando estoicamente los pasos (eso sí, de su tamaño), algunos con cara de sufrimiento, otros con cara de circunstancias no entendiendo muy bien por qué les ha tocado esa cruz. Niños jugando a ser mayores.

Algunos chicos mayores intentan mantener el orden de las filas, inútil intento de poner puertas al campo porque los críos que no llevan trono tienen barrigas carameleras de las brotan golosinas, chupachups y piruletas. El público, en el que también hay mucho crío, parece un enjambre de abejas buscando algo dulce que llevar a la boca. Algunos críos llevan una bolsa de supermercado medio llena, casi no pueden con ellas.

Veo pasar a Antoñito, un niño mayor de mi cole, me mira, me sonríe y me da un puñado de caramelos. Ya en casa me he comido una piruleta.

Coro de beatas

Domingo, Diciembre 5th, 2010

Beatitud, bienaventuranza, santidad, felicidad, dicha, satisfacción, bienestar… bienaventurado, venerable, bendito, piadoso, devoto, ferviente, religioso, santurrón, gazmoño, mojigato, hipócrita, meapilas, puritano….

A veces la vida coral se hace difícil, pero como hay que estar a las duras y las maduras,  el 3 de diciembre a las ocho de la noche, disciplinadamente fui a cantar al barrio del Santa Bárbara. Según el termómetro del ayuntamiento, cinco grados, un poco de fresco. En  un estrecho callejó habían puesto un altar, frente a él, en paralelo y perpendicular unas cincuenta sillas. Había público suficiente, la concejala de cultura y otros compañeros suyos que siempre se dejan ver por estos actos.

La mayoría de los coralistas destilábamos mala leche por los colmillos porque hacía mucho frío y eso tiene consecuencias para la voz y porque  ser coro municipal nos va arrastrando cada vez más a ser el coro de las beatas del pueblo. Y no es que ser beata algo negativo, allá cada cual con sus entretenimientos, es que las beatas, en su fé, son resistentes a cualquier veleidad meteorológica y tienen una inexplicable pasión por las misas de campaña. Cien metros más allá está la iglesia de San Vicente que tiene paredes y esas cosas que te ponen a salvo del mal tiempo, un desperdicio.

Coro de beatas: Cantamos en el barrio de Santa Rita cerrando la boca para no tragar los miles de mosquitos que viven en los alrededores del río, en la pedanía de Los Valientes aguantando la respiración para que no se nos quemase por dentro el organismo, harían unos 45 grados el día más caluroso del año y el viernes, al borde de la congelación, en el barrio de Santa Bárbara. ¡Esto no son condiciones de trabajo!

Sexismo:  ¿por qué digo beatas y no beatos/as, según la modernidad lingüistica vigente?  Hay pruebas empíricas que explico: entre acto y acto de los conciertos  me entretengo en tonterías silenciosas, suelo contar los asistentes y hacer un balance por sexos y en acto religioso ellas ganan por mayoría. El público de los actos religiosos anda en un promedio de edad de sesenta años y son básicamente mujeres que deben tener más facilidad para hablar con Dios o lo necesitan más, hay que dejar fuera los actos festivo ceremoniales: bodas, bautizos, comuniones… aunque ellos no han perdido el vicio de quedarse en la calle fumando.

Si tecleas beato en google te encuentras esto tan bonico.

Lobgesang: ensayos sindicalísticos

Lunes, Noviembre 1st, 2010

 

Mi madre contaba que mi tía Josefa de pequeña, un día que iba con la abuela Dolores,  soltó a ver a los músicos de una banda: "¡Madre, si son hombres¡". Josefa había pensado, como yo,  que un músico era algo por encima de lo humano.

El ensayo en el Villa de Molina fue... no sé cómo definirlo.... ¿sindicalísticamente alucinatorio?

Quinto día de ensayo, clases por la mañana, mi director presionando para que remate la P.G.A, Consejo Escolar, resumiendo... ¡Cansera!

Palos con gusto no pican y allí estábamos los setenta del coro, sentadicos en nuestras sillas, a las órdenes de nuestra jefa dispuestos a pulir lo que hiciera falta.

Ella dijo "al ataque", de principio a fin, y se hizo...a medio gas, no era cosa de reventarse en el ensayo general.

Cuatro correcciones a la orquesta sobre la "Obertura". Las correcciones a la orquesta  son mucho más precisas, rápidas y especializadas que las nuestras, como si hablaran el mismo idioma.  

De pronto pasó algo epatante, se levanta un músico y dice que ya había terminado el ensayo, que era lectura de arriba abajo y ya está hecha, según el apunte de la tablilla organizativa de la orquesta, que ellos se tenían que ir. Virginia intenta negociar un alargamiento, pero está claro que ellos ya tienen todo resuelto y  les deja marchar Se van. Me acordé de la peliculita, aparente documental del Fellini, "Ensayo de orquesta" donde los músicos se rebelan contra un tirano director.

¿Había aquí tiranía personal?

¿Qué pasa con nuestras correcciones? ¿Dónde está el afán perfeccionista de los músicos?

¿Es esto amor al arte?

La directora, sin orquesta volvió a la carga machacando todos nuestros tropezones ¡ritmo, ritmo¡, ¡consonantes!, ¡Lilo, por favor, alemanízalos....¡, ¡esa nota la hacéis como un tresillo, apurad la negra....recortad la corchea ¡ ¡ Más marciales, esto es una marcha militar¡, ¡Esos tenores que se pongan el tutú rosa chicle!

A todo mal ensayo sigue un buen concierto.

 

Ensayos Lobgesang

Sábado, Octubre 30th, 2010


Fotos: Andrés Palazón.

Cuando cantamos a capella nos bastamos solos. Mendelsohn  era creativo y listo, era capaz de jugar con muchos elementos a la vez y debió pensar ¿Por qué usar sólo una orquesta si hay gente que canta? ¿Por qué usar sólo cantantes si existen las orquestas? ¡Más difícil todavía! ¿Por qué usar  una orquesta y un coro sólos? ¡Qué vengan los solistas y se luzcan.

Somos aficionados y hemos tenido el honor de cantar “Lobgesang” acompañados de una orquesta profesional que tenemos a mano: la sinfónica del Murcia. Esto es un honor y un lujazo, pero no endiosemos a los músicos que también son personas humanas.

 ¿Por qué lo sé?

No es la primera vez que asistimos a su sala de ensayo en el Víctor Villegas, espero que no sea la última, es su casa, su taller, lugar de trabajo y apesta a tigre, casi tanto como mi clase después de un patio en el mes de junio. Un combinado de miasmas humanas se mezclan en el aire, la música, tan etérea y liviana requiere de un continuo ejercicio físico, los  metales condensan el aliento de sus hombres fuelle en charcos sobre el suelo, los fagotistas y clarinetes  babean sus lengüetas, es evidente que los violinistas tienen el brazo derecho más largo y más fuerte que el izquierdo, Virginia tiene unos musculosos brazos, nosotros no disimulamos la pancita porque hay que amplificar el torso, desarrollar el diafragma… la humanidad más pedestre al servicio de la música.

Estar allí, una vez acostumbrado el olfato, es muy impresionante. ¿Qué volumen pueden producir setenta mujeres y hombres armados de instrumentos musicales? No es volumen, es estruendo al que nosotros respondemos cantando a todo tren, trapo u otro invento al máximo de revoluciones. ¡ Ufff¡ ¡Qué cansancio a cuatro días del concierto¡ ¿ He dicho que cantar cansa? ¿Habéis notado esa sensación de que no oyes la música, sino que te traspasa y te empapa? Eso es lo que siente.

XX aniversario Hims Mola: Lobgesang

Viernes, Octubre 29th, 2010

Remate (trabajoso) del xx aniversario.

Hará diez meses, nos entregaron las partituras del “Lobgesang” de Mendelssohn. Inmediatamente le pedí a “S” que bajara alguna grabación por comprobar qué tal sonaba. Y sonaba, sonaba muy alemán, marcial, raro. Veinte minutos después apagué el ipod y dije “¡Horreurrrrr! ¡Qué horror! ¡Nos vamos a hundir en la miseria más musical!”

Cincuenta ensayos y un concierto  después  debo reconocer que  a veces me equivoco, y ésta es una de ellas.

Ayer  resolvimos, es decir, cantamos en el teatro Villa de Molina en compañía de Virginia Martínez (directora de orquesta), la OSRM (orquesta sinfónica de la Región de Murcia), Consuelo Garres (soprano), Antonia Sandoval (soprano) y José Pizarro (tenor).

No puedo hablar por los demás, yo disfruté de la música y lo volvería a repetir mañana mismo, hoy no puedo porque estoy reventada. Cantar cansa.

Antes del concierto hay vida, ensayos. Creo que somos un coro de lenta reacción, cosa que saben los directores, así que tomamos tiempo y llevamos esto entre manos desde principio del 2010, no habíamos terminado la temporada del villancico, con el regusto al polvorón en el paladar y ya peleabamos con “Alles, was Odem hat, lobe den hern halleluja”. Los polvorones, punto de conflicto consonántico, quedaron atrás para entablar batalla lingüistico articulatoria con el murciano, porque …..

¿Puede un murciano cantar en alemán?

Lilo Neugebaur, nuestra profesora de alemán a la par que coralista,  ha dado algunas lecciones magistrales sobre cómo poner el morrito para que una “eme”, suene y resuene como tal, al tiempo que nos aleccionaba sobre la sutil diferencia entre la hache de un HALELLUJA, tienes que espirar el aire en contracorriente haciéndolo resonar entre los dientes, la lengua y el paladar y una hache del was odem hat,  que es más suave, como suspiro enamorado.

La cosa ha sido dura y en algún momento de desesperación pasajera, hay que reconocerle a Lilo  paciencia y saber estar infinitos, perdió las maneras -tanto como una suiza las puede perder, al fin y al cabo siempre han sido neutrales y su pacifismo debe ser genético- y preguntó a alguien incapaz de hacer una “emmm” resonante, ¿Tú sabes besar? Ahí todos nos sonrojamos, un murmullo de escándalo recorrió el coro (¡Anda, lo que le ha dicho!, pensamos) y al día siguiente el interpelado ponía morritos de beso.

El murciano es sordo a las consonantes prescindibles. “E muciano ee soodo a la cosonate (la palabra prescindibles no está en su vocabulario)”… pero cincuenta ensayos después es capaz de decir Gott de tal forma que si te escucha un alemán, sabe que hablas de Dios y no de las nunbecillas del campo. Llegar a este GOTT supone hacer una O como la de looooobo y ponerle la t del final, sobre todo si Virginia frunce las cejas, pone cara de enfado y hace un giro con las manos que significa “pega la lengua a los dientes, aprieta la panza, echa aire y revienta una t aunque le escupas cantante de delante, y….. encima, hacedlo todos a la misma vez”.

¡DIFICIL PERO NO IMPOSIBLE!

El pregón, la banda y el coro.

Domingo, Septiembre 12th, 2010

Por ser la Virgen de la Paloma, un mantón de la China (postcomunista) me vas a regalar.

Molinica tiene banda de música. Una banda es un grupo de músicos que tiene alergia a los instrumentos de cuerda, buenos pulmones y la coordinación necesaria para caminar y tocar sin perder el hilo.

Hemos cantado con ellos, trocicos de zarzuelas, para animar el pregón de las Fiestas del pueblo.

La jugada según parece nos salió redonda. El pregonero resultó aburrido, tedioso, empeñado en hacer un listado de datos cuantitativos y cualitativos de las actividades empresariales  y sociales del pueblo. Un tostón. 

En contraste nuestras cinco piececicas zarzueleras fueron agua de mayo para el público. Cantamos a gusto ayudados por la megafonía que nos permitió jugar en igualdad con los músicos, nos divertimos, cosa fundamental cuando se canta ya que el público es sensible a la diversión ajena. Creo que a ellos, como a nosotros, les supo a poco. Yo hubiera cantado quince más.

La banda con su uniforme y nosotros disfrazados de…. pues no sé de qué. Ellos con la faja del huertano, posiblemente para no esriñonarse con el esfuerzo de competir con  músicos  tan energéticos y nosotras más pintadas que puertas, claveles en el pelo ( hice los míos de papel de seda a las ocho de la mañana) y mantón de ¿Manila? No,  de la China.

Los mantones de Manila se han convertido en una joya del ajuar de las familias y casi nadie los saca ya a la calle. Vas al chino y por cinco euros te compras un mantón sintético que en la lejanía del escenario da el pego.