Posts Tagged ‘experiencias’

Tomate

Miércoles, Julio 10th, 2013

Lo más positivo de estos seis meses sin escribir ha sido, soltando mi vena agrícola, plantar una tomatera. He aquí el producto: un maravilloso tomate.

 

 

Los días festivos de los maestros tienen consecuencias positivas: descansas y te aburres.

Andaba yo aburrida porque era fiesta escolar y decidí dar una vuelta por  mercado de Molina de los martes.

Quizá fruto de la casualidad el puesto de las plantas lanzó su magnético influjo y me atrajo. Allí no había nada de tonterías florales, ofrecían auténticas plantas de comer.

No sé desconectar, lo reconozco, el trabajo me ocupa las dieciocho horas que no estoy dormida. Tenía en mente la semilla de proyecto de un huerto escolar para el cole y esto  me llevó a la idea de que aquel puesto me venía a huevo para  experimentar  sobre la viabilidad de las plantas en terrenos poco propicios, por ejemplo, una maceta de mi jardín. No te puedes embarcar en un huerto sin ninguna experiencia.

La “compritis”, esa enfermedad del siglo XXI, me llevó a rellenar la bolsa con,  además de la  tomatera, una planta de berenjenas, menta y alhábega.

¡Bien!

Todo ha florecido y dado fruto.

¿Habéis visto la perfección de este tomate? Esa redondez, la combinación de verdes y rojos, los brillos… ¿Y el olor? ¿ Nadie ha pensado aún en poner en un frasco el perfume de la tomatera? “Eau de tomate”. ¡Fantástico!

Guardaré algunas semillas para completar ciclo.

 

Las bacterias

Domingo, Junio 22nd, 2008

Hace días, a modo de experimento ecológico científico y manual, hicimos reciclado de papel en clase. Hojas de periódico troceadas empapadas y luego molidas con la “Moulinex” se trasformaron en papel maché. Una vez secas a unas hojas de  papel rústico poco útil.

El mejunje sobrante, no lo pudimos secar todo por falta de espacio y cálculo mío, quedó encerrado en un bote vacío de mayonesa tamaño industrial que me regaló la cocinera.

Esta mañana lo hemos abierto. Controlé alguna arcada porque está feo ponerse a vomitar delante de los críos. Como pude les expliqué que el olor eran los gases desprendidos debido al trabajo de la bacterias, cosa que no sé si es verdad.

A ellos le pareció una explicación razonable y lo que en condiciones normales sería una peste vomitiva, insoportable, se tornó  en algo exótico, científico y hasta maravilloso.

¿Qué imaginarán?