Posts Tagged ‘comidas’

Tomate

Miércoles, Julio 10th, 2013

Lo más positivo de estos seis meses sin escribir ha sido, soltando mi vena agrícola, plantar una tomatera. He aquí el producto: un maravilloso tomate.

 

 

Los días festivos de los maestros tienen consecuencias positivas: descansas y te aburres.

Andaba yo aburrida porque era fiesta escolar y decidí dar una vuelta por  mercado de Molina de los martes.

Quizá fruto de la casualidad el puesto de las plantas lanzó su magnético influjo y me atrajo. Allí no había nada de tonterías florales, ofrecían auténticas plantas de comer.

No sé desconectar, lo reconozco, el trabajo me ocupa las dieciocho horas que no estoy dormida. Tenía en mente la semilla de proyecto de un huerto escolar para el cole y esto  me llevó a la idea de que aquel puesto me venía a huevo para  experimentar  sobre la viabilidad de las plantas en terrenos poco propicios, por ejemplo, una maceta de mi jardín. No te puedes embarcar en un huerto sin ninguna experiencia.

La “compritis”, esa enfermedad del siglo XXI, me llevó a rellenar la bolsa con,  además de la  tomatera, una planta de berenjenas, menta y alhábega.

¡Bien!

Todo ha florecido y dado fruto.

¿Habéis visto la perfección de este tomate? Esa redondez, la combinación de verdes y rojos, los brillos… ¿Y el olor? ¿ Nadie ha pensado aún en poner en un frasco el perfume de la tomatera? “Eau de tomate”. ¡Fantástico!

Guardaré algunas semillas para completar ciclo.

 

Madrid en verano: sushi y otras cosas orientales.

Viernes, Julio 30th, 2010
Para comérselos

Para comérselos

Siempre me había parecido el sushi el peor de los arroces, lo he utilizado definir cualquier arroz gomoso y aplastado, arroz incomible.

En la sección de salados del buffet del Hesperia había sushi  que probé, yo creo que lo probé todo menos la nocilla. El sushi expresa el carácter de los japoneses, la paella el de los españoles. Ambos están buenos pero el proceso para llegar a un mismo término, echarse un bocado al coleto, se intuyen absolutamente distintos.

Me comí dos rollitos de arroz casi transparente, donde podías diferenciar cada grano. En el interior había dos trocitos de verdura crujiente, zanahoria y brócoli, con sus sabores diferenciados y una tira de salmón. Un trabajo de fina paciencia donde cada detalle cuenta. Me quito el sombrero y les hago una respetuosa reverencia occidental.

Si sabes hacer paella y lees la receta de cómo preparar el arroz para sushi según receta japonesa comprenderás mi razonamiento.

http://www.ozutto.com/hoyquecomo/como-preparar-el-arroz-para-el-sushi-con-el-metodo-japones/

 

Me quede como estoy

Martes, Enero 5th, 2010

En estas entrañables fiestas   deseo para vosotros lo mejor, y para mí eso de “Virgencita que me quede como estoy”, es decir, de vacaciones. Poca cosa.

Y es que son cortas, siempre son cortas. Mea culpa, no tendría esta sensación de brevedad si hubiese vegetado como una berza en medio de bancal,  he hecho demasiadas cosas:

Enumeración

  • 1. Dos conciertos navideños, uno en la iglesia de la Asunción y otro en “El Salvador” de Caravaca.
  • 2. Dos cenas familiares: nochebuena, nochevieja… Un pollo relleno, un pavo relleno (Tengo fotos)
  • 3. Cuatro cartas a Elenita, la pobre están en Cancún, echándome de menos (supongo).
  • 4. He actualizado todos mis blogs (creo que tengo tres).
  • 5. Cuatro bolsitos con bordados prolijos. Unos mejores que otros, estoy convencida que tengo que practicar más.
  • 6. Un desengaño. Se me ocurrió una Google consulta sobre LoLANA, la marca inventada para mis labores primorosas, y resulta que es el nombre de una pornostar mundialmente conocida. Así que en la actualidad medito sobre una posible marca alternativa. Se admiten ideas.
  • 7. Dos paseos largos por día de promedio y algún remojón en la piscina.
  • 8. He enviado felicitaciones navideñas, cosa que me requiere mucho esfuerzo pues no estoy convencida de que aunque yo le ponga todo el deseo del mundo el otro vaya a ser feliz. La felicidad es algo muy subjetivo y normalmente no funciona en fecha fija.
  • 9. Dormir, leer poco y ni una pincelada, una ligera mala conciencia. En primavera, dentro de nada, con la luz necesaria…
  • 10. Visitas varias a parientes, amigos y bienhechores, entretenidas todas. Mi natural reconcentrado me hace esquivar los compromisos sociales. En extraños renuncios me dejo arrastrar y nunca me arrepiento.

¿Debería psicoanalizarme para salir de este bache antisocial?

Mi pavo

Mi pavo

Feliz año. No sé qué les han dado, pero te cruces con quien te cruces, lo conozcas, lo ames, te sea indiferente u odioso, todo sujeto que habla dice “Feliz Año”.  ¿ Por qué?

Lasaña de bacalao y espinacas

Domingo, Mayo 11th, 2008

lasagna

 

Para variar, una receta ….de cocina. He superado mi obsesión sanitaria.

 

Los viajes italianos marcan carácter y, observando cómo lo hacen,  hemos experimentado con muchas variedades de salsas y pastas.

¡Por fin!, superados los tradicionales macarrones pastosos de doña Anita.

Una lasaña es una plato enredoso, no difícil, así que ánimo y a por ella.

Una olla grande con mucha agua y sal (el mar menor)  servirá, una vez haya roto a hervir,  para cocer diez placas de lasaña. Echalas una a una, esperando un poco, parece una tontería, pero es la forma de que no se peguen -son violentas por naturaleza-.

Picando cebolla, pimiento rojo y tomate. Se ponen a rehogar en ese orden, con aceite…claro, en la sartén.  Los italianos no apuran la salsa como nosotros, su intención no es hacer tomate frito.

Las espinacas, al vapor. Se hacen rápido y se escurren. Aún me sorprendo cuando las veo reducidas a nada, una mancha verde.

El bacalao, sin espinas, en daditos pequeños. Se añaden a la salsa cuando el pimiento está hecho, junto con las espinacas. Ojo, todo pescado pasado de cocción se vuelve estropajoso.

Un cazo para la bechamel. Aceite y unos ajos fileteados para dar aroma. Los sacas cuando estén dorados y los echas a la salsa. Aquí no se desperdicia nada. Dos cucharadas colmadas de harina sobre el aceite caliente, vueltas y vueltas, huye del grumo. La harina se tostará, es el momento de poner la leche –algo más de medio litro-, gira, gira, gira, hasta que espese. Y aún así, sigue, dando vueltas. Ralla la nuez moscada, ponle sal y sigue dando vueltas, la leche se debe evaporar un poco, para concentrar el sabor.

Ya casi está. Ahora en el fondo de la fuente unas cucharadas de bechamel y algo de salsa, placa de lasaña. lonchas de queso, placa, salsa, placa, bechamel, placa, queso, placa, salsa, placa… ya no te quedan. Baña la montaña con bechamel y espolvorea con el parmesano.

Cuarenta minutos de horno a 180º. Ojo, no se tueste demasiado el queso.

 

A comer.

 

Variaciones.

Los italianos hacen una bechamel muy consistente, a mi no me gusta. La forma de espesarla es añadir más harina, al principio, si te lo piensas mejor después tendrás unos cuantos grumos invitados a tu plato.

A falta de bacalao hazla vegetariana.

 

 

 

 

 

Estratos y bacalao

Lunes, Marzo 17th, 2008

 monton de escombros.jpg

Según las noticias en la calle de los Peligros hay una referencia del arte moderno, un montón de escombros que en algún momento fue una casa.
Y es verdad, existe. Yo esperaba que no existiera. A veces no me creo las noticias cuando tengo la sensación de que me están tomando el pelo, más aún cuando he vivido de primera mano el hecho que describe el periódico, radio o TV. Los periodistas, porque no son notarios ni historiadores, suelen  maquillar las noticias, nunca se ajustan a la realidad. La verdad de los medios de comunicación es parcial y subjetiva. La noticia es resultado del  tiempo que tiene el redactor, la vivencia del narrador o la política que dirige el medio de comunicación que hable. Yo tengo la sensación de vivir en países distintos según escuche la COPE o la SER.  Pero es verdad, existe un montón de escombros catalogado como obra de arte detrás de la Trapería, en la calle de los Peligros.
Yo creo que es arte, por dos razones: es un objeto absolutamente inútil y no deja indiferente a nadie. Si permanece el tiempo necesario veremos cómo se desgasta gracias  al viento, el paso de los gatos, la lluvia si cayera o cayese –  e incluso los muchos malos pensamientos que genera en la mayoría de los que lo contemplan. Irá cambiando, como un objeto vivo.
Contemplar esta obra mueve malos pensamientos sobre todo hacia el consejero de Cultura, un tal Cruz, que tuvo a bien montar un fiestorro en Madrid,  que gozó con la presencia de la pelirroja de bote Alaska como referente de modernidad puesta en silicona que no  en formol, para celebrar la puesta en marcha de “Estratos”, una movida artística incomprensible para la mayoría de los mortales. Tanto pecado y mala baba por nuestra parte serían imperdonables si el Sr. Cruz pagara sus iniciativas de su propio bolsillo.
El arte moderno, como los adolescentes de mi época, un incomprendido.
¿Qué se me había perdido en la calle de los Peligros?
Nada de nada. Intentábamos celebrar mi santo incongruencia de las gordas en una atea- y el cumpleaños del “Super” -38 (jeje)- en un restaurante agradable: “Trapería30″  guiados por la promesa de la “Semana del Bacalao”.
Resultado: El bacalao bueno, el personal muy amable y bien dispuesto, en el baño, cantan pajaritos, cubiertos, cristalería, manteles, impecables Para volver.
Foto por el morro tomada de http://murciautil.blogspot.com/

Lo siento, pero no había ganas de dibujar, escanear….