Posts Tagged ‘Almería’

Sombrillas

Miércoles, Agosto 3rd, 2011

S. es un hombre precavido y compró antes de la playa una sombrilla azul que nos debía proteger de los rayos UVA (mala uva, deberían ser) que son esos que te ponen moreno, pero te joden vivo si te descuidas.

El artilugio, azul, con cabeza basculante, ligero de peso y que tiene hasta una cinta que te permite llevarla en bandolera, es un prodigio de la técnica.

Colocar la sombrilla es fácil y más en una playa arenera como el Playazo. Como S. se las sabe todas en el equipo playero incluyó también un tubo con broca en la punta para que clavar la sombrilla sea fácil de necesidad.

Esta parcela es mía

Esta parcela es mía

No ha pasado una hora desde el incidente del  plato-escritura de propiedad cuando, bien untados de aceite factor 30 y con el atavío playero, avistamos un roalico para nuestro parasol. Clavar la sombrilla es delimitar el espacio del que dispones. S. casi en trance de iniciar la faena cuando una joven señora con niño y marido se lanza contra él:

-¿No pensará poner aquí SU sombrilla?, nosotros estábamos antes.

- Señora, que hay sitio para todos, no se preocupe -S dice esto frunciendo el entrecejo y clavando el tornillo sombrillero como el que da una estocada a un toro.

Empiezo a comprender lo que es la libre competencia y la lucha por la vida.

El playazo. Vera, Almería.

Lunes, Agosto 1st, 2011

Por primera vez en mi vida he pasado más de un día en la playa: El playazo de Vera (Almería),  Aparthotel Reina.

Barco de carga rumbo al puerto de Garrucha

Barco de carga rumbo al puerto de Garrucha

Almería es un sitio caluroso por definición, más desierto que Murcia en dos sentidos. La distancia de pueblo a pueblo es respetable y además es un secarral: arbolito por aquí, arbolito por allá y mucho matujo de secano. Si tienes paciencia te podrías hacer unas esparteñas porque allí está tienes lo básico.

Viajar es salir de casa y romper la rutina. Viajar a media pensión es entrar en el cebadero y aceptar la rutina del no hacer nada, dormir, comer, pasear a la playa, volver a comer, dormir, la playa… Agotador esfuerzo.

He experimentado eso que se explica a los chicos del efecto suavizante del mar sobre la temperatura. La definición de “Almería calurosa” se contradice en la playa porque a partir de media mañana la naturaleza enciende el ventilador, después de haber recalentado la tierra, expulsa hacia las alturas el aire caliente y deja hueco para el que hasta hace un instante estaba sobre el mar. Fenómeno llamado brisa marina, ahora comprendo por qué la gente se empeña en ir a la playa, buscan obtener gratis eso que los de secano conseguimos con el aire acondicionado.

Camino de Vera  me dio por pensar en que los nombres de los pueblos a los que tienes acceso desde esa carretera son sonoros, exóticos, misteriosos:  Antas, Huercal Overa,  Macael,  Pulpí, Zurgena, Lubrin… mi favorito Olula del Río, que me suena, no sé por qué, a blues y Vera (¿verdadera… ? pues no, es una evolución del antiguo nombre: Baria -imposible saber el significado de momento, si buscas un diccionario etimológico en la web te llevarás una desilusión de las gordas)