Archive for the ‘Mi casa’ Category

Pinto luego existo

Domingo, Septiembre 25th, 2016

Pintar objetos que hay en casa es costumbre. 

El pan

Sábado, Noviembre 7th, 2015

Mi regalo de cumpleaños llegó hace poco. Carlos, sabiendo que me gusta aprender cosas nuevas, me regaló un curso de iniciación al pan, iniciación a hacer pan. Un regalo de campanillas porque el ponente era Iban Yarza, el gurú del pan.

Algo en apariencia sencillo: agua, harina, masa madre, sal, horno, y la gracia de tus manos. Los panes de hoy.

 

Día de difuntos

Domingo, Noviembre 1st, 2015

Ayer sufrimos la visita de docenas de niños disfrazados, unos solos, otros acompañados de sus padres: demonios, brujas, monstruos, asesinados y asesinos, zombis y toda la patulea del miedo pasado por los bazares chinos. Los críos llevaban bolsas y recipientes para recoger caramelos: truco o trato. Mejor un buen trato que  cualquier pleito.

En mi casa de la Calle Nueva, la noche del uno al dos de noviembre, mi madre ponía en un rincón de la cocina un tazón de aceite en el que flotaban las mariposas, o así las llamaba ella: candelas de cartón y mecha que prendía, flotando, sobre un dedo de aceite de cocinar, allí las hasta que el aceite se consumía. Por economía, mi madre era la más económica de todas las madres, no todo era aceite, el tazón estaba lleno de agua hasta más de la mitad. Ahí aprendimos muchos aquello del que el aceite pesa menos que el agua.

Aquel fuego minúsculo y oscilante parpadeaba toda la noche en la cocina. Mi madre ponía tantas mariposas como difuntos homenajeaba. Sentía  yo cierto respeto, algo de miedo e impaciencia para que se consumiese el aceite, intentando dejar atrás aquel rincón de los espíritus.

Los niños de hoy buscan los espíritus en el chino a precio de ganga.

 

 

 

Dia completo

Jueves, Octubre 29th, 2015

Día completo es ese que te despiertas a las seis y veinte y te quedas mirando al techo, borras ideas de la cabeza sin éxito, te levantas, sales para el trabajo, comes alli , sigues por la tarde y a las seis y media,  como una campeona, vuelves a casa.

En todo este tiempo sin escribir he aprendido a hacer cosas nuevas, por ejemplo pan en el horno de casa: pan semintegral. Mitad harina de panificación, mitad integral y eso sí, lo fundamental, lo básico: Masa madre, nada de levaduras ni Royales, todo flora natural.

 

 

 

Volver a empezar

Miércoles, Octubre 28th, 2015

Aquí el santo contando chistes de Bilbao y de vascos, él tiene bula, de sonsonete la tele. Godar sobando a mi lado, ronca levemente.

Hoy, en medio de ensayo, mi jefa de cuerda me ha preguntado cuando volvería a escribir en el blog. Hoy es ese día.

Vuelvo a empezar, entrada 454, capicúa. Me comprometo a llegar a la entrada 500.

Godar en su dura vida.

Arroz con leche

Domingo, Enero 26th, 2014

Me gustan los dulces poco dulces. Siguiendo este principio he compuesto mi propia receta de arroz con leche,  mi dulce favorito. Anoto aquí la receta porque pienso repetirla. Llevo años consultando en el blog mi propia receta del pavo relleno. La receta manuscrita nunca la puse en la libreta ad hoc que tengo.

Ingredientes:

  • Un litro de agua, aquí agua mineral, así evitamos arroz al aroma de cloro.
  • Cinco puñados de arroz.
  • Cinco cucharadas soperas de azúcar.
  • La corteza de un limón o una naranja, o ambas.
  • Un palo de canela.
  • Canela en polvo.

Trabajos:

Pones el agua en un perol -jeje, palabro en desuso- , las cortezas y el palo de canela y esperas pacientemente a que hierva. Cuando burbujee con fuerza le añades el arroz y lo dejas ahí, castigado durante diez minutos. Le das una vuelta de vez en cuando con una cuchara de madera o de plástico. El arroz suelta almidón, componente pegajoso que tiene muchas utilidades, entre otras agarrarse al fondo de la olla y fastidiar la receta.

Pones la leche en el microondas o en un cazo  para que se caliente. Nunca he puesto directamente la leche en el tetrabrik dentro del microondas, igual es una experiencia explosiva, así que usad, por dios, un recipiente adecuado.

Diez minutos más tarde -una lavadora tendida, una mancha borrada de mi chaqueta favorita- colamos el arroz y lo volvemos a poner en el perol. Reservamos el agua de hervir, que sirve para otras cosas. Le añadimos la leche caliente y ahora sí, moviendo continuamente lo damos diez minutos más de fuego y mareo. Si el almidón se pega, mezclado con leche es adherente y apestoso. La mezcla se espesa a fuego bajo. La teoría dice que el arroz se cocina en veinte minutos, pero aún no has terminado porque aún no le has puesto el azúcar. Casi has terminado.

Sigue dándole vueltas hasta que te aburras. A más cocción, más cremoso quedará.

Espera, no te lo comas en la olla, caliente te escaldará la lengua. Ponlo en boles, fuentes, platos… depende de tu vajilla y échale una rociada generosa de canela en polvo, refuerza el aroma y además dicen las malas lenguas que es sicalíptica.

El agua cargada de almidón que reservé ha servido  para poner tieso este tapete  de ganchillo pero también podría servir para enderezar  los cuellos de tus camisas, los calcetines, las sábanas… así, a la antigua, como los ponían nuestras abuelas.

Sumerges la tela en ese agua densa,  le das forma y lo dejas secar. El resultado es leñoso.

 

 

Godar, alias Godi

Jueves, Agosto 1st, 2013

Godar, alias Godi, alias Godofredo, alias Chuspi.

Aunque parezca el bicho peludo de una película antigua de Spielberg, realmente es un perro, incluso ladra. Llevo días intentando, por eso de la alianza de civilizaciones,  enseñarle a hablar pero se resiste.

Ahora bien tiene ya un vocabulario básico: vamos a la calle, la pelota, ¿quieres unas bolas?, vamos, sube (al sofá).

Asombra el sentido del tiempo que tiene, a partir de las siete y media se le ve un poco inquieto, a las ocho, me ronda… si nos acercamos a las nueve y no me muevo es la hora de la exigencia:  necesita, quiere, desea, exige salir a la calle, al parque, a perseguir su pelota.

Su vida, además de las bolas,  gira alrededor de “la pelota” que desata nervios, ladridos, piruetas… todo por la pelota.

 

 

Tomate

Miércoles, Julio 10th, 2013

Lo más positivo de estos seis meses sin escribir ha sido, soltando mi vena agrícola, plantar una tomatera. He aquí el producto: un maravilloso tomate.

 

 

Los días festivos de los maestros tienen consecuencias positivas: descansas y te aburres.

Andaba yo aburrida porque era fiesta escolar y decidí dar una vuelta por  mercado de Molina de los martes.

Quizá fruto de la casualidad el puesto de las plantas lanzó su magnético influjo y me atrajo. Allí no había nada de tonterías florales, ofrecían auténticas plantas de comer.

No sé desconectar, lo reconozco, el trabajo me ocupa las dieciocho horas que no estoy dormida. Tenía en mente la semilla de proyecto de un huerto escolar para el cole y esto  me llevó a la idea de que aquel puesto me venía a huevo para  experimentar  sobre la viabilidad de las plantas en terrenos poco propicios, por ejemplo, una maceta de mi jardín. No te puedes embarcar en un huerto sin ninguna experiencia.

La “compritis”, esa enfermedad del siglo XXI, me llevó a rellenar la bolsa con,  además de la  tomatera, una planta de berenjenas, menta y alhábega.

¡Bien!

Todo ha florecido y dado fruto.

¿Habéis visto la perfección de este tomate? Esa redondez, la combinación de verdes y rojos, los brillos… ¿Y el olor? ¿ Nadie ha pensado aún en poner en un frasco el perfume de la tomatera? “Eau de tomate”. ¡Fantástico!

Guardaré algunas semillas para completar ciclo.

 

Abuela desenvaina zapatilla

Lunes, Agosto 22nd, 2011

La teoría dice que las abuelas son dulces, tiernas, pacientes, tranquilas….No es siempre así porque hay abuelas que son sometidas a duras pruebas.

Asisto, de oído, a pequeños dramas cotidianos, involuntariamente. Si viviese aislada en medio del campo, escucharía pájaros y grillos, si estuviese en alta mar serían cantos de sirena.

Son las doce de la mañana y los tres críos se han despertado.

Desde hace horas la abuela trajina por la casa, se oye cómo barre, friega, cocina, lava. Un grito infantil rasga el aire recalentado:

- ¡Dame mi móviiiiiiiiiiiil ¡ -la niña vecina, ocho años. Es normal desde hace poco que una zagalica pequeña tenga móvil, suele ser parte del botín de la comunión.

-¡Noooooo! – le responde su hermano mayor, un adolescente de unos doce años. También grita, es imposible no enterarse.

-¡Que me lo deeeeeeeees¡ – gritos y casi lágrimas.

Se hace firme un diálogo  de peticiones y denegaciones a grito pelado. En el barullo se adivina que el segundo hermano se ha sumado a la tangana, donde, además de pedir y esconder el aparato, se va colando algún insulto mezclados con portazos sísmicos.

La abuela ha dejado la tarea y pide el móvil, los críos se ríen y parece que han huido buscando refugio dentro de la misma casa. La abuela ataca por el lado sentimental:

-¿No os da lástima vuestra pobre madre, que tiene que trabajar?

Los críos no cejan, se ríen de las dos. Tengo la sensación que de las palabras se pasa a la acción, la niña ha hecho algo que  provoca un paso más y de pronto se oye un “PUTA” que saca de sus casillas a la abuela.

- ¡Hijo de puta, cabrón, maricón¡, ¿cómo se te ocurre decirle puta a tu hermana? -no hay calma posible porque quien debería poner paz ha perdido los nervios.

Añade muchos argumentos, a cada cual más duro.

- Mira que me quito la zapatilla…. -amenaza. Se oyen portazos y gritos inconexos

- No pienso venir más a cuidaros, me tenéis amargada -como guinda a sus palabras se oyen golpes y tras ellos el silencio.

¿ Ha cumplido su amenaza?

The flowers of the country

Lunes, Marzo 14th, 2011

Perdón por el spanglish pero es la emoción, las florecillas del campo van viento en popa. Narcisos y jacintos. Ya veis, lo que hace cuatro días era una flor solitaria, ya hacen ramillete.

Un narciso es todo fachada inolora. Una sosez de flor.

Los jacintos han tenido a bien combinar una maceta del Barca. Los azules han sido mucho más lentos que los rojos y huelen de maravilla.