Florero chino

Julio 3rd, 2017

 

Un cuadro empezado hace muchísimo, un simple esbozo.

Botellas

Junio 30th, 2017

Alguien me regaló una taza de cobre para hacer té. La vida moderna nos sugiere que calentemos el agua en un microondas, cosa/ incompatible con los metales, así que decidí pintarla junto a botellas varias.

Pinto luego existo

Septiembre 25th, 2016

Pintar objetos que hay en casa es costumbre. 

After, before

Noviembre 13th, 2015

Un kilo de harina(700 g t55 y 300 integral Auchamp), 600 g de agua, 20 g de sal y 25 g de levadura Mercadona. Hoy he pasado  de  la masa madre que duerme el sueño de los justos en el frigo.

La levadura, enloquece, produce sus gases, burbujea, llena la masa de pompas  ligeras. La masa crece y cuando no lo esperas, alli, al abrigo de los calores del motor del trigo, desborda el cuenco.  !Necesitas una solución! Das forma y, ya, al molde.

 

 

 

El pan

Noviembre 7th, 2015

Mi regalo de cumpleaños llegó hace poco. Carlos, sabiendo que me gusta aprender cosas nuevas, me regaló un curso de iniciación al pan, iniciación a hacer pan. Un regalo de campanillas porque el ponente era Iban Yarza, el gurú del pan.

Algo en apariencia sencillo: agua, harina, masa madre, sal, horno, y la gracia de tus manos. Los panes de hoy.

 

Día de difuntos

Noviembre 1st, 2015

Ayer sufrimos la visita de docenas de niños disfrazados, unos solos, otros acompañados de sus padres: demonios, brujas, monstruos, asesinados y asesinos, zombis y toda la patulea del miedo pasado por los bazares chinos. Los críos llevaban bolsas y recipientes para recoger caramelos: truco o trato. Mejor un buen trato que  cualquier pleito.

En mi casa de la Calle Nueva, la noche del uno al dos de noviembre, mi madre ponía en un rincón de la cocina un tazón de aceite en el que flotaban las mariposas, o así las llamaba ella: candelas de cartón y mecha que prendía, flotando, sobre un dedo de aceite de cocinar, allí las hasta que el aceite se consumía. Por economía, mi madre era la más económica de todas las madres, no todo era aceite, el tazón estaba lleno de agua hasta más de la mitad. Ahí aprendimos muchos aquello del que el aceite pesa menos que el agua.

Aquel fuego minúsculo y oscilante parpadeaba toda la noche en la cocina. Mi madre ponía tantas mariposas como difuntos homenajeaba. Sentía  yo cierto respeto, algo de miedo e impaciencia para que se consumiese el aceite, intentando dejar atrás aquel rincón de los espíritus.

Los niños de hoy buscan los espíritus en el chino a precio de ganga.

 

 

 

Dia completo

Octubre 29th, 2015

Día completo es ese que te despiertas a las seis y veinte y te quedas mirando al techo, borras ideas de la cabeza sin éxito, te levantas, sales para el trabajo, comes alli , sigues por la tarde y a las seis y media,  como una campeona, vuelves a casa.

En todo este tiempo sin escribir he aprendido a hacer cosas nuevas, por ejemplo pan en el horno de casa: pan semintegral. Mitad harina de panificación, mitad integral y eso sí, lo fundamental, lo básico: Masa madre, nada de levaduras ni Royales, todo flora natural.

 

 

 

Volver a empezar

Octubre 28th, 2015

Aquí el santo contando chistes de Bilbao y de vascos, él tiene bula, de sonsonete la tele. Godar sobando a mi lado, ronca levemente.

Hoy, en medio de ensayo, mi jefa de cuerda me ha preguntado cuando volvería a escribir en el blog. Hoy es ese día.

Vuelvo a empezar, entrada 454, capicúa. Me comprometo a llegar a la entrada 500.

Godar en su dura vida.

Ganchilleando

Julio 6th, 2014

La teoría es que los maestros ya estamos de vacaciones, servidora no. Hasta final de julio, nádená.

Para entretener el tiempo una hace cosillas como ésta y no quiere decirse que hago esto en jornada laboral, es que cada vez aplico más aquello que decía mi santa madre: “Entre el día y la noche no hay pared”.

Dentro de catorce minutos, cincuenta y siete.

Mermeladas

Abril 16th, 2014

Carezco de afición por los dulces. Un plátano con pan me parece exquisito y suficiente para matar el gusanillo goloso. A pesar de eso aquí están dos  recetas experimentales de mermelada.

Elena y servidora fuimos al mercado. No teníamos intención de comprar mucha cosa pero nos llevamos el carrito por si acaso. El resultado del por si acaso fueron unos kilos de manzanas y naranjas y una kilo de fresas. Las compré porque olían muy bien.

Estuvimos torpes, después de poner las fresas sobre todo lo demás con cuidado, al echar el carrito al coche olvidamos que estaban allí y les pasaron por encima naranjas y manzanas y quedaron ligeramente espachurradas.

Solución: una mermelada de fresa.

Medio Kilo de fresas y 200 gr de azúcar moreno. Tras cuarenta minutos de cocción a fuego flojo y mareado, echando, eso sí, las fresas enteras, obtienes una preciosa mermelada.

La cosa no podía quedar ahí, y ya que funciona con fresas, ¿por qué no habría de hacerlo con tomates cherrys?

Las proporciones son las misas: medio kilo de tomates cherrys escaldados -los pellejos quedan fatal en las mermelada y además impiden que el azúcar haga su trabajo- y 200 gr de azúcar moreno.

No se tapa mientras se cocina, la idea es evaporar el máximo de agua y concentrar sabores.